• Spotify
  • Mapa Covid19

Inicia Cuaresma con Miércoles de Ceniza

Arzobispo Fabio Martínez habló sobre la necesidad de llevar una forma de vida que envuelva la paz, haciendo alusión a los desafortunados eventos mundiales que se viven hoy día y que deben ser detenidos

Francisco Mendoza / Diario de Chiapas

Miles de feligreses católicos llegaron a los recintos eclesiásticos de Tuxtla Gutiérrez a recibir este miércoles, la ceniza que da inicio a la Cuaresma de este año.

Como una señal de renovación, los presentes a este evento eucarístico se pararon al frente en donde los diáconos, seminaristas y padres presentes en la misa les pusieron la señal de la cruz en medio de la cabeza con la ceniza hecha con los ramos del año pasado.

Desde las seis y media de la mañana de este miércoles, los primeros invitados llegaron a escuchar la santa misa en la iglesia del Clavario, a un costado del mercado Rafael Pascacio Gamboa.

Las misas se distribuyeron en distintos horarios, siendo la más concurrida la de las 12:30 horas la cual fue llevada por Monseñor Fabio Martínez Castilla, Arzobispo de Tuxtla.

En el sermón, el clérigo habló de la renovación que la Cuaresma implica y de cómo esta debe ser parte de un cambio interno de cada uno de nosotros a fin de ser un revulsivo de una nueva vida.

Habló sobre la necesidad de llevar en nosotros una forma de vida que envuelva la paz, haciendo alusión a los desafortunados eventos mundiales que se viven hoy día y que deben ser detenidos.

Además, dijo que es 2022 debe ser un año distinto, “no debemos relajarnos ante la pandemia que aún se encuentra entre nosotros, pero en esta ocasión, muy distinto a los años anteriores, debemos aprender a vivir con los cuidados necesarios para poder vivir sin miedos”.

Comentó además una anécdota en donde su padre y el de muy joven habían ido a la pesca cerca de donde vivía, en aquella ocasión, el joven Fabio le dijo a su padre que todo lo que pescaran lo pondrían en un saco en el agua para que los peces se mantuvieran vivos, la pesca de ese día, dijo, fue muy buena ya que habían pescado muchísimos ejemplares, los cuales eran echados al saco, cuando caía la tarde, el padre del ahora clérigo le dijo que tomaran el saco y se fueran; cual fue su sorpresa que en el saco tenía un hoyo y solo tres peces se habían quedado atorado, “desde esa vez me quedó la lección bien aprendida de nunca echar en saco roto lo que dios nos da”.

El clérigo, además, explicó que la Cuaresma puede ser la mejor vacuna, si nosotros observamos el cuidado de nuestra salud y la de los demás; “por lo menos nosotros trataremos de vivirlo así, por eso, independientemente del color del semáforo, nosotros seguiremos pidiendo e insistiendo a la gente, a que aprendamos a vivir de una nueva manera en casa y fuera de casa; en el templo y fuera de él; por eso siempre seguiremos los protocolos de salud”.

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararse para la Pascua, con la práctica del ayuno y de la abstinencia, “es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo”.

Cuaresma

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza (02 de marzo 2022) y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia.

En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV; los evangelios hablan de un tiempo de soledad de Jesús en el desierto inmediatamente después de su bautismo por Juan: “Impulsado por el Espíritu” al desierto, Jesús permanece allí sin comer durante cuarenta días; vive entre los animales y los ángeles le servían.

Al final de este tiempo, Satanás le tienta tres veces tratando de poner a prueba su actitud filial hacia Dios. Jesús rechaza estos ataques que recapitulan las tentaciones de Adán en el Paraíso y las de Israel en el desierto, y el diablo se aleja de él “hasta el tiempo determinado”.

Ayuno y abstinencia; son los días que se han fijado para que los fieles se dediquen de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y “se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia”.

Los días de ayuno y abstinencia son todos los viernes de este periodo y debe guardarse la abstinencia de carne. Además, el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo se guardarán ayuno y abstinencia.

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.