• Spotify
  • Mapa Covid19

Horizonte Educativo

La construcción social de la diferencia sexual

(Lilia Ma. Calderón/Las Margaritas, Chiapas lcalderón2009@hotmail.com

Segunda y última parte)

Basándose en antecedentes socioculturales, la mayoría de las investigaciones revisadas reportan una serie de diferencias y semejanzas entre los sexos y a través de diferentes grupos sociales, lo cual hace pensar que los patrones se deben más al aspecto social, que al aspecto biológico. Incluso, se especifica que la mayor parte de estas diferencias se basan en el aprendizaje de una serie de normas y valores proporcionados por la cultura y, por ende, adquiridos a través del proceso de socialización, principalmente a través de la familia.
Así mismo, cabe señalar que las expectativas en cuanto a lo deseable en una pareja y lo que realmente se tiene, difieren de uno a otro sexo; la insatisfacción de la mujer en la relación de pareja se debe principalmente al énfasis que pone en aspectos afectivos y funcionales, a diferencia del hombre, quien enfatiza su interés en aspectos sexuales y estructurales, lo cual provoca que este binomio sea opuesto.
El hecho de que las conductas aprendidas a partir de la socialización provoquen que un hombre y una mujer sean diferentes socialmente, a pesar de que las potencialidades en ambos sean similares, trae consigo una serie de implicaciones en la relación de pareja.
El crear expectativas sobre lo que un hombre y una mujer deben ser y hacer, crea conflictos de pareja. Si alguno de ellos no se comporta como la sociedad lo espera, siente que transgrede la norma, conllevando sentimientos de culpa y enojo al interior de su relación. La manera en que se conforman, organizan y relacionan las parejas es causa y, a su vez, consecuencia, de fenómenos que afectan el desarrollo individual, de pareja, familiar y comunitario o rural.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.