• Spotify
  • Mapa Covid19

La crónica hablará por Chiapas

Amado Blanco Pedrero

Una nueva luz al misterio de la ejecución de Cuauhtémoc

(Segunda y última parte)

La otra versión y la más aceptada, es que los restos del héroe mexica están en Itzamkánac, mejor conocido como El tigre, en donde fue ejecutado en 1525.
Amado Blanco Pedrero recurre al análisis histórico y geográfico para cuestionar esta última versión, pues no corresponde a la ruta para viajar a las Hibueras (hoy Honduras), destino al que se dirigía Hernán Cortés con los prisioneros; es decir, Cuauhtémoc y el señor de Tlacopan fueron apresados y llevados a la expedición que Hernán Cortés emprendió hacia el sur. Lo anterior, porque el tlatoani no revelaba el lugar en donde había escondido el tesoro y por el temor de que se escapara y provocara una rebelión en contra de los conquistadores.
En el viaje, unos soldados le dijeron a Cortés que Cuauhtémoc estaba organizando un complot para interceptarlos y asesinarlos. Ante esto, Cortés ordenó ejecutarlo.
La ejecución se realizó, pero aún no sabemos en dónde.
Amado cuestiona a la historia oficial, argumentando -y con razón- que la ruta que sugieren los investigadores, no conocen personalmente los territorios de los que hoy son los estados de Veracruz, Tabasco, Chiapas y Guatemala; ya que es imposible que en esa época hayan podido cruzar por tantos ríos caudalosos, por los pantanos de Centla y por las selvas lacandona y del quiché.
Propone entonces descartar esa ruta -que aún en la actualidad es de muy difícil acceso- y afirma que el camino natural es la ruta zoque, la que siempre habían utilizado los antiguos pobladores.
Esta ruta va de Guazacoalco (Espíritu Santo) y pasa por Tapilula, para llegar a Tecpatán, Quechula, Copainalá y de ahí se sigue hasta lo que hoy es Centroamérica. Era la ruta comercial del mundo zoque de esa época. La misma ruta que describe Bernal Díaz del Castillo en su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, en la que transitaron Luis Marín, Fray Bartolomé de Las Casas y muchos otros.
En efecto, es lógico. No tenían por qué seguir un camino desconocido, peligroso y de grandes dificultades, cuando la ruta zoque era ampliamente conocida desde mucho tiempo.
Por ello, Amado afirmó que el lugar en donde fue la ejecución es en Tapilula, cuyo significado en náhuatl es precisamente “Lugar del ahorcado” o “Lugar donde se aplica la pena de muerte”.
Ese es otro de los legados que nos dejó Amado: nos aportó una nueva luz sobre este misterio y ahora sería importante seguir investigando para honrar su memoria y aportar un nuevo conocimiento a nuestra historia.

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.