• Spotify
  • Mapa Covid19

Usar cubrebocas, aunque estés vacunado

Muy Interesante / Andrea Fischer

A más de año y medio de iniciada la crisis sanitaria, hay gente a la que le sigue resultado muy molesto. Todos los días, al salir a la calle, usar cubrebocas se ha convertido no sólo en una medida sanitaria elemental, sino en una cuestión de etiqueta social Aunque muchas personas han dejado de hacerlo, se siente una tensión sutil en los espacios cerrados cuando alguien no lo trae puesto. Más aún cuando empieza a toser o estornudad —aunque no esté contagiado de COVID-19.

Las vacunas son la única solución comprobada por la ciencia —de amplio acceso a la población global— para terminar con la pandemia por COVID-19. La primera barrera contra el virus, antes de las inyecciones disponibles, es el cubrebocas. Más aún en espacios cerrados, con poca ventilación y una concentración considerable de personas.

Al respecto, Peter Chin-Hong, médico que se especializa en enfermedades infecciosas en la Universidad de California, cede San Francisco, explica lo siguiente para JStor:

“[Usar cubrebocas] ayuda a detener la propagación del coronavirus. Son una capa literal entre usted y cualquier virus en el aire y pueden ayudar a prevenir infecciones”.

Esto aplica cuando las personas ya tienen la vacunación completa porque, incluso aunque su probabilidad de ser hospitalizados o morir es casi nula, todavía pueden contraer coronavirus. Por esta razón, autoridades como los Centers for Disease Control and Prevention en Estados Unidos siguen apoyando usar cubrebocas en los espacios públicos.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.