• Spotify
  • Mapa Covid19
Reproducir vídeo

No más experimentos con Tapachula

Los intereses políticos y económicos deben ser muy fuertes como para que la ex alcaldesa de Tapachula, Rosa Urbina Castañeda, anduviera intentando regresar a la alcaldía a terminar el mandato, desobedeciendo con ello el punto de acuerdo dictaminado por la LXVIII Legislatura que ordenó que quien se fuera de candidato o candidata ya no podía regresar.

Tras intentarlo en vano, la ahora diputada federal mueve sus influencias para que el Congreso local imponga a su incondicional Lorena López Solís y releve a la interina Gladiola Soto, quien, por cierto, se ha desmarcado de los actos de corrupción que ha encontrado en estos tres meses que ha estado al frente de la administración pública huacalera.

Si Urbina Castañeda ya tiene en la bolsa la diputación federal, escaño que por cierto no quería, pues peleó hasta el último momento que fuera considerada candidata a la reelección por la alcaldía de Tapachula, porqué tiene tanto interés en meter las manos al fuego por Lorena, una mujer que ya se supo no es oriunda de dicho municipio sino de Suchiate.

¿Qué busca proteger Urbina como para mover cielo, mar y tierra, para que su incondicional sea la que concluya la administración municipal? ¿Qué no es más práctico que la actual alcaldesa Gladiola en su condición de interina concluya el periodo municipal?

Seguramente tarde se dio cuenta que no debió nunca buscarle tres pies al gato, pues garantizar finiquitar su estancia como presidenta municipal y limpiar su imagen, tenía que ser su prioridad. Su tozudez queda relegada, aunque brinque y zapatee, la ex alcaldesa no podrá evitar ser exhibida en caso de que haya malos manejos en las arcas municipales.

Esta situación mancha la imagen del gobierno estatal, quien si en algo se distinguió fue acuerpar la administración pública de Urbina Castañeda, prueba de ello fueron las interminables visitas que se hicieron al municipio para supervisar o inaugurar obras. Lo que no se contaba es que, al parecer, de acuerdo a lo que circula en los corrillos de Palacio Municipal, hubo malos manejos de los recursos públicos.

La agonía de la ex presidenta municipal va para largo pues el Congreso de Chiapas turnó a lectura su solicitud de licencia indefinida al cargo de presidenta municipal, lo que da a entender que no tiene prisa por andar revoloteando el hormiguero, es decir, no es un ayuntamiento sumergido en la exigencia social para tener nueva o nuevo representante municipal.

En una rápida mirada a la percepción que el Cabildo ha observado del resultado que ha tenido Gladiola Soto, la alcaldesa interina en funciones, se desprende que este es el punto principal por el que Urbina busca a toda costa que no continué como alcaldesa, pues sin rascarle a la gestión ha encontrado muchas irregularidades que en este momento serían un golpazo mediático para Morena.

De ahí la necesidad de que la propia Rosa Urbina le tiene que “medir el agua a los camotes” pues de lo contrario estaría cavando su tumba.

Por cierto, sobre el tema, algo que no se esperaba que dijera el eterno aspirante a la presidencia municipal de Tapachula, el diputado Isidro Ovando Medina, es que Urbina ya no tiene chance de regresar y será el Congreso el que apruebe que Gladiola Soto concluya la gestión municipal o nombre a otra persona.

Dijo que el candado que aplicó el Legislativo de no permitir el retorno de quien haya pedido licencia, tras las elecciones, pone “fin a su pretensión de que sea Lorena López Solís quien la sustituya en el cargo, ya que, aseguró el legislador, la decisión final está en manos de los diputados”.

Y sí, estamos de acuerdo, por esta única vez, que lo dice el diputado que quedó relegado en su aspiración a gobernar Tapachula, es que “tres alcaldesas en un trienio es demasiado para un pueblo que está en el abandono. Lo que deben hacer la presidenta, regidores y síndico, es ponerse a trabajar y solucionar los muchos y graves problemas de la ciudad, en lugar de andar con experimentos».

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *