• Spotify
  • Mapa Covid19

Araña violinista, inqulino no grato

Francisco Mendoza / Diario de Chiapas
Alguna vez has encontrado en los rincones de tu casa telarañas poco usuales que pareciera ser bolitas de algodón; si es así, ten mucho cuidado porque puede ser que tengas de inquilina a la araña violinista.
A nivel mundial hay 140 especies de araña violín o violinista, de esa cifra, México es el que tiene la mayor riqueza de esa especie con 40; es decir, cada estado de la república puede tener una, dos o más especies de esta araña.
De estas 40 especies que hay en el país, solo una especie se encuentra en Chiapas, esta especie de araña violinista es de las menos letales del país, señaló Mónica Martínez Ovando, curadora de invertebrados del Zoológico Miguel Álvarez del Toro (ZooMAT).
La violinista en su etapa de reproducción es muy fértil, siendo 3 o 4 veces al año si encuentran las condiciones adecuadas, y puede llegar a tener hasta 50 crías en sus cargas, poniendo una bolsa con lo fecundado en una de las esquinas de donde vive, cabe señalar que solo el 2% de estas 50 crías llegan a edad adulta. El tiempo de vida de una araña es de 5 años.
Por temporada de lluvia, las arañas violinistas pueden proliferar porque hay gran cantidad de alimento, lo que les da en este tiempo un rango de vida un poco más alto.


La telaraña de la violinista es muy peculiar, no es aquella que usted conoce bien expandida como una red, sino que es más algodonosa y por lo regular se encuentra atrás de los cuadros o muebles pegados a la pared de los hogares.
“Si hablamos de la violinista como tal, pues es una araña que está quizá en el 40% de todos los domicilios, es cosmopolita, es decir está en todos los lugares y particularmente está en lugares donde no se mueven las cosas, no hay mucha higiene, no hay lavado especial en las áreas”, dijo Alfonso Suárez Velázquez, encargado del servicio médico del ZooMAT.
Las lámparas deben estar bien limpias tanto las de piso como las de techo, ya que estas atraen a los insectos voladores y es ahí donde la araña va por su comida.
Este arácnido es nocturno, por lo que la mayoría de las veces, los accidentes con los humanos se dan cuando están dormidos, al caer de los techos a la cama al querer atrapar a sus presas.
“El ser humano va proveer las características para que las arañas violín habiten en los hogares, como es no hacer el aseo, no mover botes mucho tiempo, tener botes de basura en las casas sin tapa”, dijo Martínez Ovando.
Esta clase de araña es muy tímida, por lo que casi siempre al ver al ser humano lo primero que hará es huir del lugar; es por esta razón que la mejor manera de encontrarlas es buscarlas en lugares en donde las cosas no se han movido por mucho tiempo, atraparlas y dejarlas libres en el campo.

VENENO

El veneno tiene un proceso, el arácnido muerde a la persona y este es indistinguible de cualquier otro insecto; pasando las 8 horas aparece un halo alrededor del piquete.
Estos pequeños arácnidos muerden a sus presas inyectándoles el veneno para después poderlos devorar desde sus entrañas; sin embargo, con el ser humano es distinto, ya que no sueltan el veneno por comida sino por protección.
Ese es uno de los signos que buscamos siempre nosotros, es muy difícil encontrarlo, también dura unas horas y decimos lo más seguro que se trate de esto, es muy difícil que la gente nos traiga la araña como tal, pero digamos que un 10 o un 20 por ciento nos trae algo”, explicó el doctor Alfonso Suarez.
Si la mordedura no es tratada en las primeras 48 horas, la mordedura comienza a presentar una ampolla de color negro, al pasar 24 horas más, la ampolla tiende a explotar y deja una pequeña úlcera.
“A partir de ese momento que ya llevamos 48 horas o más pueden ocurrir dos cosas; o se va hacia una indúceles superficial de piel o bien se va a un lugar sistémico es decir que va a atacar órganos internos”.
En estos casos, puede atacar los huesos y músculos, afortunadamente el 90 por ciento de los casos no llega a grandes consecuencias, ya que la araña violinista rara vez deja todo su veneno en una mordedura.
Sin embargo, para la araña, el aplicar el veneno a un ser humano la imposibilita de poder comer ya que es un desgaste de energía y de veneno el cual debe esperar para regenerar.
“Producir veneno es un gasto de energía para la araña, al tener el veneno a la araña le va a servir para inmovilizar a su presa y para pre digerirla, así que puede ser como la serpiente, puede haber una mordedura seca, significa de prevención, ¡aléjate!”, señaló la curadora Martínez.
Es de recalcar que estas arañas son muy sensibles a los insecticidas, pero con esto no quiere decir que las personas se pongan a fumigar a diestra y siniestra, ya que estas pequeñas arañas son parte de un eslabón de la cadena, “ellas son controladores biológicos de plagas, ese es un servicio que nos hacen al ser humano, porque ellos se van a comer a insectos que realmente son dañinos y que pueden portar o son vectores de distintas enfermedades”.
Los depredadores de la violinista son las mismas arañas, alacranes e incluso aves si están a la intemperie y pequeños reptiles como las lagartijas dentro de casa.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.