• Spotify
  • Mapa Covid19

Memorias de una ciudad

Este jueves, Tuxtla Gutiérrez cumple 130 años de ser la capital del estado.

Marco Alvarado/Diario de Chiapas
En los parques de esta ciudad hay memorias encanecidas que hablan de un lugar donde el tiempo parecía transcurrir más lento, en un ambiente fresco, arbolado y sin el bullicio actual.
“Caminabas por la noche sin miedo a que te pasara algo porque la gente se conocía; el edificio del Ayuntamiento, los teatros y cines, teníamos lugares bonitos; volábamos papalotes en el cerro del niño de Atocha o en el cerrito”, son los comentarios que expresan cuando hacen memoria de la ciudad que este jueves cumple 130 años de ser la capital del estado.
Aquel Tuxtla está en el recuerdo. Algunos dicen que se ha borrado por completo, que por fragmentos se ha ido con sus muertos; los que siendo niños jugaron en el río Sabinal. Los que luego amaron y se encontraron en la pérgola del Parque Central. Los que ya se despidieron para siempre.
Otros todavía ven fragmentos de la ciudad que duerme al cobijo del Mactumactzá. La que estiró sus brazos de oriente a poniente y luego fue lotificando potreros y baldíos hasta abrazar al Cañón del Sumidero.
Hablan de una ciudad que cambió no siempre para bien, y que fue presa de un modernismo inacabado que renegó de su herencia, por eso es que hoy, esas memorias, recorren las calles y parques reconociendo apenas poco. Desconociendo incluso los actuales límites de aquella ciudad que sepultó a sus ríos bajo el implacable asfalto.
Hoy, cuando se les pregunta qué piensan de los cambios que han visto, añoran una ciudad más humana “que se pueda caminar en las banquetas del centro, que vuelvan los parques arbolados, frescos y con bancas, la ciudad con los quioscos y la marimba”.
Sus memorias contrastan con el transitar apresurado de una ciudad que se aleja cada vez más de aquellos barrios y familias que dieron origen a la identidad tuxtleca.
Son los últimos testigos de una forma de vida que hoy solo podemos imaginar en los silencios de un atardecer desde el Mactumactzá.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.