• Spotify
  • Mapa Covid19

Persiste mala calidad del aire

Ainer González / Diario de Chiapas
De mala a regular ha considerado la Secretaría del Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn) la calidad del aire en la zona metropolitana de la entidad, y aunque la bruma que se ha estancado —que es perceptible— se debe a incendios, esto ha aumentado por la alta movilidad de vehículos en la capital chiapaneca, misma que ha incrementado en los últimos años, a la par del crecimiento urbano.
En este sentido, especialistas en cambio climático exhortan a las autoridades locales a analizar estrategias para reducir el número de vehículos que circulan diariamente por la capital del estado, algo así como el programa “hoy no circula”, que se implementa desde décadas atrás en la Ciudad de México, o en su caso que automóviles, camiones y otro tipo de automotores que no cumplan con los estándares de control para la calidad ambiental no circulen más.
Y es que la mala calidad del aire trae consigo graves problemas de salud. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial, alrededor de 249 mil muertes prematuras fueron atribuibles a la contaminación del aire exterior y alrededor de 83 mil muertes prematuras fueron atribuibles a la contaminación del aire debido al uso de combustibles.
Ante esto, Andrea Venegas Sandoval, docente-investigadora del Instituto en Gestión de Riesgo y Cambio Climático de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), consideró como vital e importante la implementación y el cumplimiento de las leyes, reglamentos y políticas ambientales.
De esta manera, la investigadora mencionó que en Tuxtla Gutiérrez y en otras ciudades del estado, se debe analizar y retomar las normas técnicas que establecen autoridades ambientales como la Semarnat, para contar con los mejores estándares de eficiencia en el uso de combustible, y así mantener bajas las emisiones de nano partículas, emitidas por una mala dispersión del contaminante ozono y sus precursores.
“En cuestiones de agilización del transporte público, el hecho de reducir el número de unidades y sustituirlas por más eficientes esa es otra forma de reducir emisiones… agilizar el tráfico es otra forma porque si un auto va frenando en cada arranque va consumiendo más combustible”, comentó.
Según un estudio realizado por la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, se ha constatado que los autobuses con 10 años y más de antigüedad no cuentan con sistemas de control de partículas, y al no tener estos filtros se llegan a emitir entre 1.5 y 6 millones de nano partículas por centímetro cúbico de gas que sale por el tubo de escape.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.