• Spotify
  • Mapa Covid19

El fracaso de la oposición y la fuerza de la Versión 4.0 del PNR

Eduardo Ruiz-Healy

Los resultados de las elecciones del domingo pasado muestran que la mayoría de los partidos políticos son incapaces de convencer a que la gente vote a su favor. Es más, los millones de pesos gastados por esos partidos no sirvieron de mucho para motivar a la mayoría de los votantes para que acudieran a las urnas.

La participación ciudadana, definida por el INE como “el porcentaje de ciudadanos que votaron, con base en la Lista Nominal de las Actas Contabilizadas”, solo superó el 50% en Tamaulipas (53.3%) y casi llegó a ese porcentaje en Durango (49.9%). Fue arriba del 45% en Aguascalientes (45.9%) e Hidalgo (47.5%). En Quintana Roo apenas llegó al 40.4% mientras que en Oaxaca solo fue del 38%.

Estos porcentajes indican que de 5 a 7 de cada 10 votantes decidió no acudir a la mal llamada “fiesta cívica” o “fiesta democrática” del 5 de junio.

Debido a que no ganaron más del 3.0% de los votos emitidos, son varios los partidos que perderán su registro a nivel estatal: En Aguascalientes el PVEM, el PT y Fuerza por México (FM); en Durango el PRD, PVEM y Redes Sociales Progresistas (RSP); en Hidalgo el PRD, PT y PVEM; en Oaxaca el PVEM, el Partido Unidad Popular (PUP) y Nueva Alianza; en Tamaulipas el PRD, y; en Quintana Roo el PRI, PRD, PT, FM y Confianza por Quintana Roo.

En resumen, el PRD y el PVEM pierden sus registros en cuatro estados, el PT en tres y el PRI en uno.

Francamente hicieron el ridículo, gastaron dinero que provino de nuestros impuestos y les quitaron votos a otros que tenían mayores probabilidades de triunfo, los siguientes candidatos, que anoto con el porcentaje de los votos que obtuvieron.

Aguascalientes: Natziely Rodríguez Calzada de FM (1.3%) y Martha Márquez Alvarado de la alianza PT-PVEM (1.5%); Durango: Patricia Flores Elizondo de MC (4.4%); Hidalgo: José Luis Lima del PVEM (1.1%) y Francisco Berganza de MC (3.0%); Oaxaca: Antonia Natividad Díaz del PAN (3.7%), Dulce García Morlan de MC (3.2%), Bersahin López de Nueva Alianza (1.6%), Mauricio Cruz, independiente (1.8%) y Jesús López, independiente (0.7%); Oaxaca: Arturo Díez Gutiérrez de MC (3.1%) y; Quintana Roo: Leslie Hendricks del PRI (2.9%).

En Durango y Quintana Roo no solo se eligieron gobernadores. En el primero también se eligieron ayuntamientos y en el segundo diputados locales.

De los 39 municipios duranguenses, 20 fueron ganados por la alianza MORENA-PT-PVEM-RSP, 14 por la alianza PAN-PRD-PRI, tres por el PRI y uno por MC.

Y en Quintana Roo, de las 15 diputaciones de mayoría relativa en juego, 14 quedaron en manos de la alianza MORENA-PT-PVEM y una en las del PVEM.

Desde el domingo, los líderes nacionales y estatales del PAN, PRD, PRI y MC están tratando de convencernos de que su desempeño electoral ese día no fue del todo malo, es más de repente hasta osan decir que les fue bien, cuando todos los números de la jornada muestran que hubo un solo ganador indiscutible, y ese es MORENA, partido que por la cantidad de tránsfugas priistas que hoy militan en él se ha convertido en la versión 4.0 del Partido Nacional Revolucionario (PNR), fundado en 1929 por Plutarco Elías Calles, que después se llamó Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y luego Partido Revolucionario Institucional (PRI).

ruizhealytimes.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Última hora