• Spotify
  • Mapa Covid19

La inflación es un problema global que exige una solución global

Eduardo Ruiz-Healy

En mayo la inflación general anual fue de 7.65%, informó ayer el INEGI al dar a conocer su Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) para este mes.

Si analizamos como fue la inflación anual al mes de mayo durante los últimos 10 años veremos que México está sufriendo las consecuencias de la pandemia de COVID-19 y sus efectos: la interrupción en las actividades del sector de los servicios en casi todos los países, la caída de la producción de bienes intermedios y finales a nivel global, la alteración en las cadenas de suministro internacionales y la consiguientes escasez que provocó la elevación de los precios de casi todo, especialmente de energéticos, alimentos, microprocesadores y materias primas. Luego, Rusia invadió a Ucrania causando un mayor encarecimiento de los energéticos, alimentos y diversas materias primas.

Así fue la inflación anual para cada mes de mayo desde 2012, medido por el INPC: 2012: 3.44%; 2013: 4.63%, 2014: 5.51%; 2015: 2.88%; 2016: 2.60% (la más baja desde 1970, año en que empezó a llevar el registro); 2017: 6.16%; 2018: 4.51%; 2019: 4.28%; 2020: 2.84%.

La inflación, que parecía haber sido domada desde hace años en México, se disparó a 5.89% en mayo del año pasado y ahora al mencionado 7.65%.

Desde el año pasado algunos advertimos que el problema podría agravarse en caso de que no mejorara la situación y se normalizara de alguna manera la economía mundial. Mientras asegurábamos lo anterior los principales líderes políticos y banqueros centrales decían lo contrario y juraban y perjuraban que el aumento de precios que ocurrían dentro de sus respectivos países era solo un problema de corto plazo.

Aquí en México así lo aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador el 22 de abril de 2021, cuando dijo: “Acerca de la inflación es un asunto transitorio de acuerdo con el informe que me han presentado… para que no se exagere la nota lo mejor es informar… el informe es que va a bajar.”

AMLO no estuvo solo en su optimismo. En Estados Unidos el presidente Joe Biden también calificó a la inflación como un problema de corto plazo. Es más, su secretaria del Tesoro y expresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo lo mismo y hace unos días aceptó así su error durante una entrevista en la cadena CNN: “Me equivoqué sobre el camino que tomaría la inflación. Ha habido grandes impactos imprevistos en la economía que han disparado los precios de la energía y los alimentos y cuellos de botella en el suministro que han afectado gravemente a nuestra economía que en ese momento no entendí completamente”.

Quiero suponer que tanto AMLO como Biden y Yellen no se equivocaron porque los dos presidentes reciben asesoría de expertos en la materia y Yellen es una experta. No, lo que quisieron fue mostrar calma y transmitir la idea de que la situación estaba bajo control.

Desafortunadamente para ellos y más para nosotros la situación no está bajo control y ni los aumentos en las tasas de interés decididas por los bancos centrales de ambos países ni las medidas destinadas a contener el aumento de los precios están funcionando como se esperaba.

El problema de la inflación es global y exige una solución global que aún no se da. Por eso no se resolverá pronto.

ruizhealytimes.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.