• Spotify
  • Mapa Covid19

Un verano más cálido afectará a los más pobres

Eduardo Ruiz-Healy

A las 4:14 horas de hoy la Tierra llegó al punto de su órbita en donde el Polo Norte alcanzó su máxima inclinación hacia el Sol, lo que significa que hoy viviremos el día más largo y la noche más corta del año. Esta mayor inclinación recibe el nombre de solsticio y marca el comienzo oficial del verano en el hemisferio norte y del invierno en el hemisferio sur.

Debido a que la luz solar es más directa y los días tienen mayor duración, los que habitamos en el hemisferio norte vivimos cada verano los meses más cálidos del año.

Y si en la primavera pasada se alcanzaron temperaturas récord en varios lugares del hemisferio norte, es muy probable que este verano sea uno de los más calurosos de los últimos 143 años.

De acuerdo con los Centros Nacionales de Información Ambiental (NCEI) de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, de enero a mayo de 2022 la temperatura media mundial de la superficie terrestre y oceánica estuvo 0.85 °C arriba del promedio del siglo 20 de 13.1 °C, lo que significa que fue el sexto período enero a mayo más cálido en los 143 años en que se han llevado estos registros de temperatura.  

Y no solo eso, según la NOAA el mes pasado fue el séptimo mes de mayo más cálido desde 1880 ya que la temperatura estuvo 0.77º arriba del promedio registrado desde entonces.

El NCEI señala que “con base en las anomalías actuales y las lecturas históricas de temperatura anual global, es prácticamente seguro que 2022 será uno de los 10 años más cálidos” desde 1880 y estima que existe un 0.1% de probabilidad de que sea el más cálido desde ese año; 9.1% de probabilidad de que sea uno de los cinco más cálidos y; más del 99.0% de probabilidad de que sea uno de los 10 más cálidos en los últimos 143 años.

Por eso, amplias zonas del hemisferio norte sufrirán sequías y temperaturas extremas que afectarán la vida de un alto porcentaje de las 6400 millones de personas que en él viven (87% de la población mundial).

Y, como sucede en todo tipo de catástrofes, los más perjudicados serán los más pobres.

El 20 de enero pasado, en la revista Earth’s Future, se publicó el estudio titulado “Aumento de la desigualdad por estrés por calor en un clima en calentamiento” realizado por académicos de las universidades de EEUU y Canadá y expertos del Departamento de Agricultura de EEUU. Una de sus conclusiones: “Las poblaciones de bajos ingresos enfrentan una exposición 40% mayor a las olas de calor que las personas con mayores ingresos. Se espera que esta desigualdad aumente a medida que aumenten las temperaturas. Para fines del siglo el 25% más pobre de la población mundial estará expuesto a olas de calor a una tasa equivalente al resto de la población combinada. Las poblaciones más pobres pueden verse afectadas por más olas de calor causadas por el cambio climático debido a su ubicación y su incapacidad de sobrellevarlas como resultado de la falta de adaptaciones al calor, como el aire acondicionado”.

Entre los que sufrirán los efectos de tanto calor están los millones de pobres que hay en México que no tienen acceso a aire acondicionado. ¿Tienen los gobiernos federal, estatales y municipales algún plan para auxiliarlos? Hasta el momento no he identificado ninguno.

ruizhealytimes.com

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.