• Spotify
  • Mapa Covid19

Estación Biodiesel, monumento a la corrupción

Cerca de 24 millones de pesos se devengaron para el proyecto, que prometía la generación y distribución de “gasolina vegetal” para unidades como el “Conejobús” y el “Tapachulteco”

Ainer González  / Diario de Chiapas

A una década de la inauguración y puesta en marcha de la primera “biodieselera” del país: la estación de servicio de biodiesel 001 de Tuxtla Gutiérrez —ubicada al oriente de la capital de Chiapas—, se pudre, degenera y soporta.

Lo que inició en una prosa llena de proezas por renovar el transporte público y también por cuidar del medio ambiente, terminó en una mentira de Estado, cimentado en monumentos de corrupción, impunidad y olvido.

Un símbolo de esto, se deriva el 7 de febrero de 2012 cuando el ex gobernador del estado de Chiapas, Juan José Sabines Guerrero, funda la primera estación de biodiesel en México, con el supuesto fin de que las unidades del transporte público de Tuxtla Gutiérrez y de Tapachula sustituyeran, en un 100 por ciento los combustible de depósitos fósiles.

“Vamos a ser los pioneros en todo el continente en utilizar el transporte colectivo con 100 por ciento de biodiesel, vamos a ser pioneros y aquí en Tuxtla, y en menos de un mes; a quién más beneficia, a todos. Porque la transmisión de contaminantes es menor, que la de los hidrocarburos”, dijo el 30 de octubre de 2009 durante la firma del acta constitutiva de la primera empresa transportista mixta que utilizaría biodiesel producido en Chiapas.

Tras presentarse —al biocombustible— como una insignia de la revolución ecológica en Chiapas, las estación biodiesel 001 a la cual se le invirtieron 7 millones 61 mil 85 pesos y 10 centavos con recursos públicos, actualmente está convertida en un “elefante blanco” de chatarra, en el que sus instalaciones y sus dos tanques con capacidad de almacenamiento de 80 mil litros lucen abandonadas y carcomidas por oxidación y corrosión.

Adicional a este presupuesto devengado, que se encuentra en el Tomo II Orientación funcional del gasto de la Cuenta Pública Estatal 2011, e incluído en el proyecto general: “Fomento a la comercialización del biodiesel”, señala que se destinaron 23 millones 732 mil 756 pesos con 77 centavos para el estudio de costos y mercado nacional e internacional del biodiesel, así como para la gestión comercial del biodiesel.

“Esto sustituye al diésel en un cien por ciento, esto lo puede usar cualquier vehículo, como vimos se pudo cargar a un Conejobus que usa diésel y un vehículo particular que también usa diesel. El Conejobus carga un 20 por ciento y el carro el 10 por ciento. Cada quien puede usar su forma de utilizar el biodiesel y contribuir al planeta y a los productores, estamos haciendo esa historia nueva los chiapanecos, de la historia del biodiesel y de los biocombustibles y yo invitó a la gente a usarlo, es un asunto de conciencia”, aseguró Sabines Guerrero en febrero de 2012.

HAY MUCHAS MENTIRAS

A casi 11 años de este proyecto energético fallido, Servando Cruz Solís, presidente de la Barra Chiapaneca de Abogados, afirmó que tanto la planta generadora como la estación distribuidora de biodiesel, ubicadas en Tapachula y Tuxtla Gutiérrez, son parte de la farsa de Estado, que fuera avalada por el entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa; y el gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero.

Para el litigante con más de 50 años de trayectoria, este plan por renovar el transporte público colectivo de la entidad, solamente sirvió para sellar y pactar uno de los proyectos más polémicos y corruptos de la historia moderna de Chiapas.

“Es un monumento a la ineptitud y a la corrupción, que desgraciadamente de eso hay mucho. Hay muchas mentiras, yo entiendo que todos tenemos ambiciones económicas y de otro tipo, pero cuando menos siquiera tengamos la vergüenza de desquitarlo, de hacerlo bien las cosas, lo poco o lo mucho que hagamos que lo hagamos bien”, sostuvo.

En entrevista para Diario de Chiapas, Cruz Solís consideró que el proyecto del biodiesel, ligado con la modernización del transporte público nació enfermó, por lo que su mala ejecución sigue siendo una tema político-social del que nadie quiere hablar.

“Y la pregunta que podría hacerse, ¿en dónde quedó la modernización del transporte en el estado de Chiapas?”, cuestionó.

El ex magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Chiapas, y también ex presidente del Tribunal de Trabajo Burocrático del Estado de Chiapas, expuso que lo que inició como una farsa y un berrinche gubernamental, terminó quebrando un sistema en el cual cientos de familias dependían de su funcionalidad.

“Estas rutas (1 y 2 de Tuxtla) están siendo codiciadas por el propio gobierno y se puede advertir que lo que quieren es privarles de todo derecho, o sea la sospecha que ellos tenían, de que les podía quitar sus derechos, se está volviendo en una realidad”, dijo.

EL MÁS CRUEL

En este contexto, Servando Cruz Solís mencionó que si bien el tema del biodiesel y de la modernización del transporte público en Chiapa se posicionan como uno de los problemas de mayor corrupción en la última década del estado, ambos figuran como el más inhumano, ya que se hurgó y dañó con el patrimonio de un centenar de personas, quienes en los últimos años han muerto en el intento por recuperar lo que el —mismo— Estado les arrebató.

“Yo creo que hay muchos igual como este, pero este sí es el más cruel porque se dirige con gente pobre, gente que está en malas condiciones físicas, económicas y que son personas de la tercera edad, por decirle que ya van muriendo 27 gentes porque no tienen dinero, ni para curarse ni para nada, no tienen seguro social, no tienen nada porque uno que se dedica a esto pues no tiene patrón, él es el patrón, él es que debe de asegurar”, lamentó.

A un par de meses de cumplirse el undécimo aniversario de la inauguración y puesta en marcha de este supuesto proyecto energético, los objetivos para los que fueron creados no se cumplieron; el lugar nunca funcionó pese a los intentos de reabrir la estación, pero el óxido y la corrosión lo transformaron en una chatarra millonaria.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.