• Spotify
  • Mapa Covid19

No hay papel ni tinta
para visas humanitarias

·       Migrantes denuncian que la Comar y el INM crean un “cuello de botella”
·       Estación Cupapé, en Tuxtla, vivienda improvisada de decenas de ellos
 
 
Marco Alvarado/Diario de Chiapas
Migrantes, que provienen en su mayoría de centro y Sudamérica, culparon a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y al Instituto Nacional de Migración (INM) de estar provocando un “cuello de botella” con el tema de la visa humanitaria que, según les respondieron en la estación migratoria “El Cupapé” de esta ciudad, no es posible elaborar por falta de papel y tinta.
En improvisadas casas de campaña, buscando cómo protegerse del calor o reclamando ser atendidos en la puerta de la estación migratoria que se ubica al oriente de la ciudad, es como pasan las horas un numeroso grupo de personas que tienen la urgencia de seguir su camino para llegar a la frontera sur de Estados Unidos.
“Nos tienen aquí sin poder seguir, nosotros queremos irnos, llegar a Estados Unidos, pero no podemos ni movernos en México por la falta de visa, y ahora dicen que no hay papel ni tinta para elaborarla”, aseguró Cleymar, un hombre proveniente de Nicaragua, quien lleva 15 días en la capital de Chiapas comiendo lo que algunas personas se acercan a regalarles o alguna que otra fritura.
Están desesperados. Patean los envases de plástico o se sientan en las guarniciones con la mirada fija en la puerta de la estación migratoria, esperando a que salga alguien y dé la opción de tener el ansiado documento.
Nada de eso está sucediendo. Mariela y Fabiola, de Venezuela, entretienen a los tres menores a su cargo mientras colocan algunas mantas como techo improvisado. A un lado está un hombre joven que se distrae viendo el teléfono celular.
“No es posible vivir en Venezuela con el dinero que ganas por empleos menores, por eso decidimos irnos; la gente ya sabe qué pasa en nuestro país, por qué están las cosas tan mal”.
También ellas aseguran que la falta de papel y tinta es la causa de que no reciban la visa, es más, cuenta que con ese papel podrían trabajar en México y juntar algo de dinero, pero tampoco es posible.
Las dos agradecen a las personas que llevan pan, agua, jugos, cereales y frituras “es gente buena la de Tuxtla”, comentan las dos mujeres; el problema es mayor en lo que se refiere a sus necesidades fisiológicas, porque deben buscar la manera.
Otros migrantes cuentan que tener el documento tampoco es garantía. Omar, de Cuba, asegura que agentes migratorios se lo rompieron cuando transitaba por Tabasco, y fue en una de esas capturas que terminó en Tuxtla Gutiérrez, impedido para continuar su viaje, molesto porque piensa que las autoridades mexicanas están haciendo todo lo necesario para que no sigan rumbo a Estados Unidos.
Una mujer que lo escucha contar su historia, dice que ella lleva más de un mes en esta situación, también viene de Venezuela y está cuidando de su nieto. El niño está contento porque aquí ha podido comer al menos tres veces al día, pero reconoce que cada día es más difícil obtener alimentos y agua.

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.