• Spotify
  • Mapa Covid19

Paso libre en la frontera a viruela de mono

José Torres Cancino / Tapachula
Militares de la “fuerza de tarea de montaña San Marcos”, mantienen un operativo de seguridad en la zona limítrofe con Chiapas. Se refugian del calor y la lluvia en una carpa improvisada que reza “Protocolo de ingreso al país vía terrestre para extranjeros”.
El punto donde debería haber personal del Ministerio de Salud para la evaluación y detección de casos sospechosos de COVID-19 o, actualmente, personas que presenten sintomatología de la viruela del mono, es sólo un muladar y nadie tiende un cerco sanitario al respecto.
Mexicanos hacia territorio centroamericano ingresan sin pasar por algún filtro sanitario; a la inversa ocurre lo mismo, los chapines (o cualquier ciudadano de otra nacionalidad), pasa a territorio chiapaneco sin problema alguno y sólo tiene que cumplir con los requisitos migratorios.
Mexico y Guatemala simulan la protección a la frontera sur con un cerco, operativo o protocolo de detección de la nueva pandemia que solo existe en el discurso.
La porosidad de la frontera sur permite el paso de mercancías, drogas y seres humanos. A diario, cientos de guatemaltecos y comerciantes cruzan por el río Suchiate, a unos cuantos pasos de la garita migratoria y aduanal sin ninguna restricción.
Cualquier infectado con COVID o la viruela no forma parte de las estadísticas oficiales ni tiene a La mano ayuda de los dos gobiernos para iniciar el procedimiento de recepción, tratamiento y cuidado por estos males que aquejan actualmente al mundo.

Discursos, así combaten pandemias

El Ministerio de Salud en Guatemala ha señalado que los filtros de detección de COVID siguen activos en el aeropuerto La Aurora. También se implementan protocolos para detectar a personas que refieran tener la actual viruela, pero eso ocurre en la capital de ese país centroamericano, a más de 300 kilómetros de distancia de los puertos fronterizos terrestres con Chiapas.
A pesar de que no existe registro de vigilancia epidemiológica en la frontera con México, el discurso del gobierno guatemalteco afirma que están preparados para enfrentar la llegada de la viruela símica.
“El Ministerio de Salud mantiene vigilancia en los servicios de salud ante los casos confirmados en México y Costa Rica; sin embargo, es importante recordarle a la población guatemalteca que el uso de mascarilla y el lavado constante de manos son importantes para prevenir la enfermedad, por lo que se hace un llamado para que se fortalezcan estas medidas”, refieren en un comunicado.
Mientras tanto, en Chiapas, la Jurisdicción Sanitaria número 7, con sede distrital en Tapachula y encargada de atender 16 municipios fronterizos con Centroamérica, se reserva a contestar sobre por qué no hay una sola brigada que esté en las puertas de acceso a México, en revisión de posibles sospechosos con esta nueva y preocupante enfermedad.
La Secretaría de Salud en México ha señalado que, en caso de sospechas o síntomas que orienten a un caso de viruela de mono, la persona deberá acudir a algún hospital del orden público para ser canalizado y analizado el caso.
Pero no hay quién oriente, dirija o mantenga un control por las fronteras terrestres entre ambas naciones, con la finalidad de evitar una posible propagación de este mal.
Por años, esta frontera ha sido considerada como una de las más porosas del mundo y, ahora, sumamente peligrosa en cuanto a salud pública se refiere.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.