• Spotify
  • Mapa Covid19

Regresa tren fronterizo en octubre

José Cancino / Tapachula
El ferrocarril que conectará a México y Guatemala, con extensión hasta Oaxaca, iniciará a reconstruirse en octubre próximo, según informaron fuentes de la Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario.
De acuerdo con la información recabada, desde inicios de 2022 se realiza la evaluación de propuestas para la asignación de los trabajos, lo que ha generado el atraso en el inicio de dicha reparación y reestructuración de la ruta de tren.
El ferrocarril, que dejó de operar desde 2005 con la devastación que generó el huracán Stan, recuperaría su ruta en los 459 kilómetros que abarca desde Ciudad Hidalgo, en Chiapas, hasta Ixtepec, Oaxaca.
“El proyecto consiste en el cambio de rieles, durmientes y también rehabilitar las estructuras que se encuentran en mal estado, esto incluye los puentes que utiliza el tren”, señaló en su momento el líder constructor Carlos Díaz, quien ha estado inmiscuido en el análisis de esta recuperación de vías de ferrocarril.

En Chiapas, el transístmico, nombre que recibe este proyecto ya autorizado por el Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, plantea también la creación de una intersección que lleve hasta las inmediaciones del Aeropuerto de Tapachula y Puerto Chiapas, donde ya se realizan desde hace cinco años labores de importación y exportación de mercancías a gran escala. Pero esta parte del proyecto aún está en discusión, aunque sería un benefactor al pasar dicha ruta sobre la carretera que lleva a Puerto Madero.
En el puente internacional Rodolfo Robles, del lado mexicano, la infraestructura del ferrocarril fue retirada desde 2021, pero se conservaron los espacios que ocupó la línea férrea para su reestructuración.
Incluso, al llegar a este puente se puede observar un letrero que anuncia sobre tareas de rehabilitación de esta red, aunque oficialmente no hay hombres ni máquinas trabajando.
El 12 de junio pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló durante su conferencia mañanera, que este tren conectará también con Veracruz. “El tren no sólo será de contenedores, sino también de pasajeros y recorrerá todo el Istmo de Tehuantepec”, informó.

Guatemala ya reinstaló rieles
El pasado 10 de febrero, el gobierno guatemalteco inauguró la rehabilitación y mantenimiento del puente vehicular y ferroviario Rodolfo Robles, en la frontera con México.
Dentro de esta estructura, la vía de ferrocarril también fue acondicionada para el paso, de nuevo, del tren que en Guatemala lo denominan Bicentenario, el cual será una conexión directa con México para el traslado de mercancías y personas.
“Estos son los primeros cimientos de la red de ferrocarril denominado Bicentenario, que conectará al sur de Chiapas con territorio guatemalteco, específicamente hacia puerto Quetzal, uno de los más importantes en Centroamérica”, señaló el gobierno chapín en ese entonces.
Las autoridades del país centroamericano establecieron que consiste en una extensión de 235 kilómetros de vía férrea que van desde San Marcos hasta el mencionado puerto marítimo.
El pasado 17 de enero, la Procuraduría General de la Nación de Guatemala aprobó la minuta del contrato de arrendamiento para la red de tren, por un periodo de 26 años y con una inversión de 700 millones de dólares.
Guatemala también busca que se detone el potencial de una zona económica especial que se construye desde Pajapita hasta las cercanías con su litoral que colinda con el Océano Pacífico.
De esta manera, el país centroamericano está a la espera que México concluya los trabajos de reparación para poder establecer dicha conexión internacional.

El tren en ruinas en Huixtla
La rehabilitación de los espacios, puentes y terminales por donde atraviese el ferrocarril podría ser una de las causas que retrase aún más la operación concreta de este medio de transporte.
En Huixtla, uno de los puntos trascendentales para el paso del tren, las instalaciones y bodegas que por años fueron utilizadas en ferrocarriles mexicanos están en la ruina, sin siquiera haber recibido mantenimiento o algún acondicionamiento que permitirá la manutención o conservación de dichas áreas.
Incluso, lugareños que quedaron asentados en toda la línea del tren viven entre incertidumbre y hostilidad; si alguien se acerca a fotografiar, rápidamente cuestionan la labor en el sitio.
En la mancha urbana de Huixtla, comerciantes y vendedores han acaparado la mayor parte del terreno que ocupó por muchos años la red ferroviaria, pero, aunque mantienen vivo este sector, las autoridades federales no atienden ni rehabilitan la estructura y arquitectura.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.