• Spotify
  • Mapa Covid19

“El estilo de vida actual no es compatible con la
lactancia materna”

La Jornada
Marcela tiene 36 y dio a luz a su primer bebé a las 38 semanas de gestación por una cesárea, tras una inducción fallida y una serie de intervenciones innecesarias. La bebé nació con bajo peso y debió quedarse en la unidad de cuidados neonatales un par de días extra; este no es el mejor de los escenarios para iniciar la lactancia de manera natural. La separación genera un cisma emocional y hormonal en ambas. En estos dos días, busca amamantar por primera vez a la bebé sin éxito, puesto que su bajo peso lo complica, aunado a que en el hospital le administran fórmula en biberón, y no se puede enganchar al pezón.

En casa las cosas no mejoraron, Marcela sigue intentándolo y la bebé, al no lograrse prender, cae en una crisis de llanto constante; su mamá, angustiada, termina dándole más fórmula en biberón. Sin apoyo y sin suficiente información, desiste de la lactancia; no obstante, no todo está perdido.

Le recomiendan contactar a una especialista en lactancia. Bajo su asesoría y apoyo incrementa su producción y logra que su bebé se prenda al pecho. Ha pasado casi un mes y aún fue posible la relactación, no obstante, este no es un caso común y no siempre resulta exitoso.

Esta es una de muchas historias que ha presenciado Ariadna Solís Rodríguez, doula, partera y asesora en lactancia materna. En entrevista, en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna (que se realiza hasta el 7 de agosto), relata algunos de los retos que muchas mamás enfrentan en entornos cada vez más conscientes de la importancia de la lactancia en nuestro país, sin embargo, muy lejos de un panorama ideal.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.