• Spotify
  • Mapa Covid19

La caída del Imperio Azteca

Roque Gil Marín Vassallo
Comitán, Chiapas
13 de agosto de 1521

En lo que luego se llamó América, con una extensión territorial superior a los 20 millones de kilómetros cuadrados -casi el doble de Europa Occidental- tan solo fueron tres los Imperios que dominaron, explotaron y esclavizaron a más de cien naciones distintas a ellos: el Azteca en el norte, el Maya Quiché en el centro y el Inca o Tahuantinsuyo en el sur del Continente.
La Conquista y sometimiento de estos tres magnos imperios a manos de los españoles, más que una epopeya militar se trató de una misión de fe, pues sus gobiernos imperiales se cifraban en sus ordenamientos religiosos doctrinarios, que al saberlo sus conquistadores los usaron para convencer a los demás pueblos que tenían sometidos y que vieron en los españoles la libertad y dignidad de sus pueblos, que eran esclavos de los aztecas y prefirieron unírseles en contra de sus opresores, a cuyos dioses debían su esclavitud y explotación infrahumana y al contrario: los dioses de los conquistadores les ofrecieron: libertad, trabajo, dignidad y la conservación de sus culturas.
El 21 de abril de 1519, Hernán Cortés ancla sus naves frente al pueblo de Chalchihuecan, en donde funda la Villa Rica de la Vera Cruz, y el 25 de los mismos Cortés instala el primer Ayuntamiento que se registró en América continental, así se desentiende del gobernador de Cuba Diego Velásquez, que lo había enviado y se constituye y nombra como Capitán General y Justicia Mayor. El 25 de julio del mismo año llega a Cempoala y se entera de que todos los pueblos que rodeaban a Tenochtitlán eran esclavos de los aztecas, que les cobraban altos tributos, tomaban doncellas para sus sacrificios y les habían despojado de sus tierras, minas y cultivos y, que a cambio de su libertad, estaban dispuestos a unírsele para combatir a sus opresores aztecas.
El 8 de noviembre de 1519, Hernán Cortés y sus aliados entran a Tenochtitlán y además de sus tropas lo acompañaban guerreros totonacas, cholultecas y tlaxcaltecas siendo recibidos por el divino Tlatoani Moctezuma Xocoyotzin o Moctezuma II, en la hoy calzada de San Antonio Abad, los conduce al centro de la ciudad y los hospeda en el Palacio de Axayácatl, en donde al saber Cortés que su cuartel militar de Veracruz había sido asaltado por tropas aztecas, hace prisionero a Moctezuma y este manda a arrestar a los asaltantes del cuartel, que fueron comandados por el General Cuauhpopoca (Águila que humea) y los entrega a Cortés, quien luego de un juicio los quema vivos ante los ojos del pueblo azteca.
Al querer calmar los ánimos de su pueblo por la matanza del Templo Mayor a manos de Pedro de Alvarado (Tonatío) el 2 de junio de 1520, Moctezuma recibe una pedrada en la cabeza que le fue lanzada por su sobrino Cuauhtemotzin (Cuauhtémoc); muere el 29 de junio de ese año y es relevado por su hermano Cuitláhuac, quien al asumir el cargo de Emperador, nombró como Comandante General de los Ejércitos Aztecas a Cuauhtémoc y juntos derrotaron a Cortés el 30 de junio de ese año, produciéndose la Noche Triste. Cuitláhuac se contagia del mal de Teozahuatl (viruela negra) y muere el 26 de noviembre de 1520, siendo relevado por Cuauhtémoc, que no le correspondía heredar el cargo pero como todos los hijos de Moctezuma y de Cuitláhuac estaban huyendo, tuvo que ser coronado como el último Emperador Azteca.
Tres fueron los mensajes de paz que Hernán Cortés envió a Cuauhtémoc para que se rindiera y evitara más derramamiento de sangre de ambos bandos, pero todos fueron rechazados y al contrario, Cuauhtémoc nombró al Rey de Tacuba, Tetlepanquetzal, como General de sus ejércitos, que poco a poco se fueron acabando y obligó a sus reyes a salvar a sus familias. Al tratar de fugarse para poner a salvo a su familia mediante una piragua, Cuauhtémoc es alcanzado y aprehendido por el capitán García Holguín y al momento de ser presentado ante Cortés, el 13 de agosto de 1521, Cuauhtémoc le dice: “Malinche, toma ese puñal que al cinto llevas y mátame con él”.
El 15 de octubre de 1521 Cuauhtémoc es atormentado junto con Tetlepanquetzal, quien se quejaba porque a ambos les quemaban los pies con aceite hirviendo, le pidió a Cuauhtémoc que dijera en donde estaba oculto el tesoro de Moctezuma y Cuauhtémoc le responde: “¿Acaso crees que yo estoy en un lecho de rosas?”. El 28 de febrero de 1525 muere ahorcado el último Emperador Azteca en Izancánac o las Hibueras, Tabasco, terminando para siempre el Imperio Azteca.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.