• Spotify
  • Mapa Covid19

Las grandes ballenas de Sinaloa

Newsweek
Oscar Guzón Zatarain y Marlenne Manzano Sarabia
Sinaloa presenta un mosaico heterogéneo de ecosistemas que albergan una gran biodiversidad marina y terrestre. Esto sucede gracias a su privilegiada situación geográfica ubicada entre la Sierra Madre Occidental y el margen oriental del Golfo de California —donde desembocan 11 ríos— y el Trópico de Cáncer que cruza su extremo sur. Un componente poco conocido pero muy importante de la biodiversidad marina de Sinaloa son los mamíferos marinos como las ballenas. Este grupo de animales respiran aire, regulan su temperatura interna, dan a luz a sus crías y las alimentan con leche materna.
LAS GRANDES BALLENAS
En aguas sinaloenses podemos encontrar hasta siete de las ocho especies de ballenas que existen en México. Seis de estas pertenecen al grupo de los rorcuales o grandes ballenas (familia Balaenopteridae), y la ballena gris, que es el único integrante de la familia Eschrichtidae.
La ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es la especie más frecuente en aguas sinaloenses y la segunda más abundante en México después de la gris. Como la mayoría de los misticetos, migra hacia zonas altamente productivas en latitudes altas para alimentarse. Se reproduce en aguas someras y cálidas de latitudes tropicales y subtropicales.
La segunda especie de ballena más frecuente en el litoral de Sinaloa es el rorcual tropical o ballena sardinera (Balaenoptera edeni). Es la ballena más comúnmente avistada en el Golfo de California, donde se sugiere que existen dos poblaciones distintas. Una, que es residente todo el año en el Golfo, y otra, transeúnte posiblemente asociada con una región más grande del Pacífico Oriental Tropical.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.