• Spotify
  • Mapa Covid19

Papel, tinta y verso…

Enrique Flores Amastal Ciudad de México

Rostro petrificado
El pasado son los recuerdos,
rostros petrificados
que cobran vida en el ensueño,
con solo estar en el lugar adecuado.
La memoria, inmensa biblioteca,
abre su ventana,
y me encuentro niño.
Visité el ayer y te miré niña
con tus cabellos rubios…
no sé cómo seas hoy,
tal vez una anciana rubia.
Esa fotografía viviente
es la que tengo y me habita.
Aquí estoy con mis fantasmas
en un punto de ruptura,
con aquellos que viví
y puedo mirar de frente,
son viejos por los años
con muchos sueños a cuestas.
Encerrados en sus tradiciones
con un viejo dios, por guía,
esos hombres viejos
de andar pausado
buscan su ceiba para descansar,
cierran los ojos para volver a soñar.

Aroma floral
Aquel día, cuando te conocí,
ya existías para otros ojos,
percibí tu existencia,
mi voz entonó las letras de tu nombre
y te ablandaste y fuiste dúctil, maleable.
El mundo es de acuerdo a los sueños
son diferentes, crecimos con ellos,
los editamos para ser uno.
El aroma floral de tu piel
me recuerda que siempre es primavera.

Enrique Flores Amastal

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.