• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

Edil de Coita y sus cinco minutos de fama

Es acertado el dicho que dice que “cuando menos te lo esperas salta la liebre” y ésta le viene como anillo al dedo al alcalde de Ocozocoautla de Espinosa, Javier Alejandro Maza Cruz, quien vaya forma de tener cinco minutos de fama, pues se aventó la puntada de que las personas de la comunidad LGTBI+ y las feministas “no son normales” porque carecen de lectura y creatividad.

Qué clase de representante popular tienen los habitantes del municipio coiteco cuando se escucha de su presidente municipal semejante barbaridad. En los hogares chiapanecos se dice y muy bien, que el respeto se mama y tal parece que a este sujeto de marras no sólo no le dieron biberón, sino que lo dejaban sin comer, porque ahora que tiene ya se le olvidó que todo ser humano es igual ante todos.

Su soberbia, altanería y bajeza la evidenció con esta postura que hace como servidor público, figura que debe cuidar las formas y sus dichos. No queremos pensar qué está pasando al interior del Ayuntamiento con semejantes enseñanzas.

En la rueda prensa del Festival Emergente ‘Calma Coita que vamos creando’, dirigido al público joven interesado en la cultura urbana, el alcalde se mofó de la condición sexual de quienes integran la comunidad gay y rayando, él sí, en la escasa cultura que posee, se atrevió a decir que “los valores morales se están perdiendo con el feminismo y la diversidad sexual, “la gente se debe acostumbrar a leer y a crear para que estén metidos en actividades artísticas y no en cosas banales”, dijo en tono altanero.

Un disparate que le ha costado críticas adversas. El edil es el menos indicado para fijar una postura de tal envergadura. Por ello los diversos grupos se han propuesto demostrarle al mocho de Maza Cruz que su condición humana es normal. Ojalá nunca en su familia, en sus hijos o en la descendencia de sus progenitores, no haya alguna persona en esta situación, pues su arrepentimiento no le alcanzará para pagar el daño moral que hace con su declaración. 

La violencia de género a la que hace referencia debe entenderse en su justa dimensión, y, por tanto, sancionarse para que no haya futuras equivocaciones dolosas, pero, sobre todo, para prevenir una escalada negativa contra este sector de la población. El recuerdo de casi una veintena de asesinatos de homosexuales en el período de José Patrocinio González Garrido como gobernador de Chiapas, es una afrenta que no se olvida y que hoy en día no se ha tenido justicia ni se tendrá, por el tiempo transcurrido y porque el presunto responsable ya no se encuentra en el mundo de los vivos.

Javier Alejandro Maza Cruz, habría que recordarlo, apenas ganó con 500 votos de diferencia contra con más cercano contrincante en la elección de 2021. En su corta gestión no se le ve trabajo a futuro por el bien de los habitantes de este noble municipio, que, por cierto, ha sido presa de gobernantes que sólo se han preocupado por llegar al poder para obtener prebendas personales y para su familia. El caso más controvertido es de Plácido Morales Vázquez, hoy “distinguido” servidor público en el gobierno de Andrés Manuel López Orador.

Para el alcalde que ganó por Morena no debe olvidarse que su partido fue el que ha pugnado por el respeto a la diversidad sexual. El edil recriminó a este tipo de personas que lean y se entretengan para no estar pensando en cosas anormales. Una sentencia que querrá olvidar por el resto de su vida, pues fiel al estilo de Cantinflas al decir disparates lo obligan, precisamente a él, a agarrar los libros e instruirse sobre los derechos que tienen las personas que integran la comunidad LGTBI.

Ni la Comisión Estatal de los Derechos Humanos ni la nacional ni la Conapred se han molestado en fijar una posición respecto al discurso que abona a la segregación, a la discriminación y al odio. Estos organismos “autónomos” deben saber que la ley en la materia obliga a no cometer actos de discriminación por sexo u orientación sexual, menos que estos provengan de un servidor público.

Lo más criticable de esta penosa agresión hacia las personas LGTBI+ es que el propio alcalde, cuando andaba en campaña, recibió el documento denominado Estrategia Nacional de Atención a la Diversidad Sexual y reprodujo como parte medular a sus acciones en los primeros 100 días de gobierno con la creación de la primera Dirección Municipal de la Diversidad Sexual en Ocozocoautla. El comunicador Josué Moisés dijo a Diario de Chiapas que ello es pura demagogia pues aún siguen esperando.

Esta política baratera que aún siguen acuñando los candidatos cuando andan pidiendo el voto es una mentada para la ciudadanía y en especial para con quienes se comprometió. Es cierto, no basta una disculpa en su cuenta personal como lo hizo el alcalde. Lo que tiene que hacer es sincerarse, hacer una conferencia de prensa en la que invite a los ofendidos y acatar lo que dictaminen los organismos de derechos humanos, los cuales, una vez más, demuestran que no están a la altura de las demandas que exige la ciudadanía pues su silencio lo dice todo.

Si el alcalde quería fama, reflectores, ya los tiene, ahora que pida disculpas y se ponga a trabajar, porque no lo dude, a partir de su desliz está en el ojo del huracán.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.