• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

Falta de viviendas, un calvario

Chiapas ha sido castigado por la falta de vivienda para las familias que día a día sufren el viacrucis de buscar casas en renta. Este calvario ha originado en las últimas dos décadas, que avisados dirigentes de organizaciones sociales encabecen a grupos de choque para realizar invasiones de predios, asentarse de forma ilegal y después empezar a presionar a la autoridad para regularizar lo ilegal.

Una situación que se ha presentado con organizaciones específicas, y que, en la entidad, la Mocri lo supo catapultar muy bien, al grado de que en los sexenios anteriores, tenían el poder que se manifestaba con su presencia violenta en predios y hasta en las principales calles de la capital, donde marchaban para presionar se les condonara las sanciones a sus actos violentos y como plusvalía, la misma autoridad les escrituraba los terrenos, que habían sido invadidos y que, para evitar problemas, accedía comprándolos al legítimo dueño.

Una práctica que fue generando pérdidas económicas y, peor aún, descontento social de la población porque se sometían a los caprichos del Mocri. Sin ir muy lejos, en el gobierno de Juan Sabines Guerrero, un día sí y otro también, la organización invadía terrenos e incluso conjuntos habitacionales que tenían problemas de regularización, como la Misión. Lo que hacía el hoy Cónsul de Orlando, Florida, era reubicarlos en terrenos que, en algunos casos, el problema de regularización de sigue vigente.

Ocozocoautla y Berriozábal, principalmente este último municipio, es la zona donde más problemas existen, ya que el Mocri aprendió a invadir y meses después ponía en venta el terreno, en cuyos casos la operación fraudulenta se efectuada en dos o tres movimientos sobre un mismo predio. Es decir, vendía el terreno hasta tres veces.

Para el caso de Tuxtla, resalta de mucha importancia recordar la zona norte oriente invadida en los tiempos de Sabines. Las familias que se posesionaron sobre la línea limítrofe que divide la mancha urbana (a la altura de Vida Mejor), por debajo de las torres de la Comisión Federal de Electricidad, siguen ahí, posesionadas, todos, con casas construidas con material de concreto, incluso mucho mejores que las de interés social que se ubican frente a éstas.

Las denuncias penales por despojo son innumerables, pero en el primer año de esta administración se empezó a operar un programa para regresar a los legítimos dueños, sus predios y ranchos invadidos, el cual rebasó la meta de 7 mil 140 hectáreas regresadas a sus legítimos propietarios en todo el estado.

Otro singular problema que va a la par es la falta de viviendas. La Comisión Nacional de Vivienda reportó un rezago de casas para más de tres millones de personas en todo el territorio chiapaneco. En su mayoría, viven en condiciones de hacinamiento o falta de servicios básicos.  El dato contrasta con lo que afirma el Colegio de Arquitectos Chiapanecos, que asegura que la demanda de vivienda en el estado de Chiapas disminuyó al iniciar 2022, aunque no da detalles al respecto.

Ante la falta de espacios para construir, ahora los expertos recomiendan que los edificios son los idóneos para habitarlos, pues se aprovecha esta condición limitante. Lo cierto es que en la entidad no se ven programas ambiciosos con los que se puedan resarcir la carencia de vivienda. El alza constante a los materiales de construcción, la falta de liquidez y de espacios, hacen cada vez más difícil edificar casas que contribuyan a mejorar la economía del chiapaneco.

Las propuestas existentes se presentan en zonas muy alejadas del actual núcleo poblacional urbano, pero no hay dinero y a ello súmele que, en la iniciativa privada, las empresas se dan el lujo de no pagar lo que exige el Infonavit de manera bimestral, lo que afecta en la figura crediticia y obtención de puntos, derechos que son violados en perjuicio del trabajador

Lo destacable a todo el sombrío panorama en materia de vivienda es que existen programas gubernamentales como los que encabeza la Promotora de Vivienda Chiapas que beneficiaron a 3 mil 160 familias con la construcción y rehabilitación de sus hogares que resultaron con daños durante el sismo de septiembre del 2017.

El director general de la Provich, Freddy Escobar Sánchez, dijo que la instrucción recibida es clara: que ninguna familia afectada por el sismo del año 2017 o por las lluvias, se quede sin un hogar. En este caso, aunque la reconstrucción tarde, se realiza para bien de los infortunios.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.