• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

Alcaldes y alcaldesas, a cambiar el chip

Si los alcaldes y las alcaldesas de Chiapas no entienden que son los primeros que deben fomentar y garantizar la gobernabilidad, los esfuerzos titánicos que intenta hacer el mandatario chiapaneco, Rutilio Escandón Cadenas, serán en vano.

Si los presidentes municipales, los que supuestamente son conocidos y respetados en sus demarcaciones, no se ponen la camiseta de trabajar por el bien de su gente, no habrá resultados halagadores, los que busca esta administración para ir ganándole a los ancestrales rezagos que aún se tienen.

El gobernador reunió este inicio de semana a una treintena de alcaldes y alcaldesas. Los convocó a trabajar para fomentar en sus jurisdicciones la atracción de inversiones y la competitividad. Y esto quiere decir en español, que, para garantizar la viabilidad económica de los municipios, tienen poner a prueba su liderazgo, sus iniciativas e inteligencia.

Ya no más problemas regionales provocados en su mayoría por no estar inmersos en las necesidades que el pueblo pide y exige se le den respuesta positiva. Deben tener presente que desde que tenían en mente gobernar, debieron tener trazado un plan de gobierno pensado, planeado, organizado como su carta fuerte para responder al voto de confianza ciudadano.

Quien añora representar a su pueblo, deducimos, prioriza el desarrollo, construir, producir y trabajar para sentar los cimientos de un programa de largo alcance. La buena política es sinónimo de progreso, de una labor ardua para crear y consolidar la gobernabilidad.

Los presidentes y presidentas municipales deben dejar de posar para las redes sociales, presumir fotos entregando nimiedades para los más marginados. Son ellos los que deben afrontar de forma directa los problemas, llamar a la reconciliación, empeñarse a través del diálogo, dirimir las diferencias.

El que quería tener silla presidencial tiene como misión encabezar reuniones, proponer, sentarse con los grupos en pugna para construir acuerdos. Muy fácil es mandar a los subalternos. Un verdadero líder, aparte de saber manejar las masas, debe sincerarse para decir si puede o no con el paquete.

Es desgastante y hasta da pena ajena que sea el propio gobernador el que les esté recordando a cada rato que asistan a las mesas regionales de seguridad. Si esta responsabilidad es desairada por los ediles entonces que no se anden quejando pidiendo ayuda para que la policía llegue a poner orden en sus demarcaciones.

Por eso decimos que, si el gobernador Rutilio Escandón Cadenas busca afanosamente que las inversiones, la generación de empleos, el desarrollo empresarial y comercial llegue a los municipios, los hombres y mujeres que los gobiernan, tienen que cambiar el chip de la comodidad y demostrar de qué están hechos.

Hacer alianzas con los ayuntamientos implica trabajar no sólo con los munícipes, sino que éstos deben liderar el cambio con el Cabildo, con los sectores productivos, con los grupos de choque. Convencer a estos de que es factible el desarrollo en los que todos participen, es posible, estamos convencidos de ello.

“Qué bueno que tenemos esta convocatoria, que estamos todos para fomentar en los municipios la atracción de inversiones y la competitividad, capacitando a la gente, estando muy cerca de quienes producen y de quienes generan empleo, porque de esta forma no solamente aumenta, se diversifica y hace posible mejor calidad de vida”, les dijo el mandatario.

Significa ello, que la prioridad personal no es cómo se hacen más transas a costillas del pueblo. Los negocios fraudulentos tienen que formar parte del pasado. Si a la súplica del mandatario de que ayuden a invertir, de que se alíen con los empresarios, de que promuevan el empleo, la capacitación, que acepten las ideas de todos los sectores, si a estas peticiones no corresponden, entonces renuncien y denle la oportunidad a los que realmente sí quieren a su municipio, a su estado.

Aunque insistimos, el punto clave para el desarrollo, es la paz y la tranquilidad. Los representantes municipales son los únicos conductos inmediatos para resolver problemas, diferencias entre los miembros de la misma comunidad. Ayuden, caminen, salgan del confort que representa su oficina. No esperen que los problemas se los vayan a presentar, mejor caminen. Vayan a conversar con las organizaciones sociales, con los grupos políticos, con los adversarios.

Si esto no sucede, si prevalece el valemadrismo, pues ahora sí que el Congreso del estado debe intervenir para exigir cuentas a los representantes populares. Los choros que vociferaron los que hicieron uso de la palabra en representación de los alcaldes, ojalá lo lleven a la práctica pues urgen empleos, reactivar la economía y principalmente, paz en los municipios.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.