• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

Ciudad de México, la más segura, ¿es un chiste?

La política pareciera que de buenas a primeras hace milagros. Quién iba a decirlo, la Ciudad de México, bastión del casi extinto partido del Sol Azteca, hoy en manos de Morena, lucha una encarnizada pelea entre los partidos PAN, PRI y PRD con el partido guinda. La disputa por la ciudad más grande de México se sale de control. Las miradas en la Jefa de Gobierno se centran en cada uno de sus movimientos que hace al interior y principalmente, al exterior de su jurisdicción.

Todo por alcanzar la preferencia ciudadana, hoy se ve a Claudia Sheinbaum dándose paseos de pueblo. Un día está con el presidente Andrés Manuel López Obrador y otro en algún estado gobernado por Morena para acompañar al mandatario en turno o participando en actos masivos de Morena.

Como complemento, en los medios de comunicación se publicita que la Ciudad de México es la más segura del mundo, donde los índices delictivos han bajado hasta en un 57.6 por ciento, en promedio general. Se celebra que así haya sido por la paz y tranquilidad de la población.

Las cifras que maneja la Evaluación de la Incidencia Delictiva de enero-febrero 2022 son más que halagadoras, de otro mundo. Disminuyó 62.1 por ciento el robo de vehículo con violencia y 55.5 por ciento el robo de vehículo sin violencia comparado con el mismo periodo de 2019. En ese mismo lapso el homicidio doloso registró una reducción del 59.4%; en el periodo de enero-febrero de 2022 comparado con 2019, del total de delitos, se registró una disminución del 57.6% en la incidencia delictiva, y así nos iríamos, desglosando números fríos que habría que contrastarlos con lo que dice la percepción ciudadana.

Una consulta telefónica primaria, en el sentido de qué si es cierto o no lo que se dice en números, por los menos una docena de conocidos consultados vía WhatsApp, que viven en la metrópoli, descalificaron las cifras, ¿es un chiste? esta respuesta exhibe la verdadera realidad que se vive no sólo en la gran urbe, sino en muchos estados del país, principalmente de centro hacia el norte del país.

Ahora bien ¿son reales las estadísticas? Que se diga que se está por debajo de la ciudad de Nueva York en términos de homicidios dolosos diarios; por debajo de Florida, Nueva Orleans, Los Ángeles, todas en Estados Unidos; Bogotá, Medellín, estas dos últimas en Colombia. Si lo que la Jefa de Gobierno señala como afirmativo, entonces, tiene garantizada la presidencia de la República.

Si las estadísticas que refleja Sheinbaum con la percepción de seguridad que registra los capitalinos es la misma, entonces no tiene por qué preocuparse, su candidatura está asegurada y por ende tiene el permiso para seguir haciendo campaña como sucedió el viernes al asistir a la inauguración de la refinería que no refina todavía, Dos Bocas, y en Querétaro, donde se hizo presente en el acto masivo organizado por el Comité Ejecutivo Estatal de Morena, denominado “Ciclo de conferencias: cuarto aniversario de la victoria del pueblo y la necesidad de una reforma electoral”.

Sus paseos proselitistas, sin embargo, tienen respuesta puntual de la senadora del PAN, Kenia López Rabadán, quien lamentó que el dinero de los capitalinos debe usarse para arreglar el Metro, ‘no para tirarlo en esa vulgar propaganda de Morena’. Le pidió dejar de promocionarse y que se ponga a trabajar para la Ciudad de México, donde fue elegida.

La queja de la vicepresidenta de Acción Nacional en el Senado, es que mientras la Jefa de Gobierno anda metida en la política, el Metro se incendia por falta de mantenimiento, como sucedió el sábado en la Línea 9, y la 2, el lunes.

Los incendios los atribuye Claudia a “sabotajes”, una acusación seria que primero debe investigarse y luego pronunciarse. La salida fácil que toma Claudia Sheinbaum ha sido la tónica de su administración: echar culpas ajenas premeditadamente. No, en este caso tiene razón la panista López Rabadán, pues la morenista tiene que demostrar su eficacia gobernando no diciendo deslices.

Lo cierto es que, a dos años de las elecciones, México continúa viviendo ese derroche de dinero para promociones personales, pero, sobre todo, sigue la desfachatez de abandonar los puestos públicos, lo cual refleja desatención para enfrentar los problemas centrales de los territorios que se gobiernan.

Respecto a si son actos anticipados de campaña o si la oposición habla así porque tiene miedo de perder en el 2024, esto es parte de la política, pero lo que no entienden es que ya estamos viviendo una nueva época y todo indica que no se aprende de los errores del pasado. Las acciones maquiavélicas siguen prevaleciendo, por ello, esto de que la Ciudad de México es apta para vivir en santa paz sí que es un chiste.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.