• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

¿Dónde está el trabajo de los legisladores?

Las cifras millonarias que rayan a los dos mil 150 millones de pesos que el senado de la República hizo públicas en su página web, respecto al trabajo legislativo de sus integrantes, nos restriegan en la cara que quien lucha y gana un escaño en las Cámaras Baja y Alta hace el negocio de su vida, aunque su desempeño laboral ni por asomo se vea reflejado en productividad.

El jueves pasado, la Cámara de Senadores público que los siete grupos parlamentarios se hicieron acreedores a sumas estratosféricas. Los senadores con mayor experiencia en estas lides, se dieron a la tarea de integrarse como Grupo Plural, hecho que fue reconocido a mediados del año pasado por la Junta de Coordinación Política y que hoy nos demuestra que no estaban equivocados, pues los 24 millones 413 mil 544 pesos anuales que les dieron para “trabajar”, bien valen la pena.

Ahora entendemos cómo senadores recorren el país para darse a conocer, aunque su presencia en los estados, como por ejemplo en Chiapas, sólo sea para hacer pronunciamientos políticos que bien podrían hacer desde la comodidad del Senado.

Resalta que el Grupo Plural, conformado por Germán Martínez, Gustavo Madero, Nancy de la Sierra, Alejandra Gastélum y Emilio Álvarez Icaza, haya decidido integrarse. El fondo de su “incompatibilidad” con las directrices de los partidos políticos que los catapultaron en la curul fue una simulación, pues aparte de sus sueldos, la cifra que recibieron es muy superior a los grupos parlamentarios del PRD, PT y PES, dado que tienen más integrantes que esos tres grupos parlamentarios.

Ahora se entiende por qué Emilio Álvarez Icaza se placea por la entidad para hacer declaracionitis, pero hasta ahí, nada que resuelva los problemas prioritarios de México.

Desde 2006 el Senado había publicado de manera constante todo lo relacionado con el uso del presupuesto del Senado, como las subvenciones que reciben las bancadas que lo conforman, pero durante las LXIV y LXV Legislatura, dominada por Morena, la Cámara Alta decidió no reportar la información del dinero que canaliza a los grupos parlamentarios.

Los senadores “chapulines”, los que brincan de un partido a otro sin el menor respeto por el respaldo que recibieron de la ciudadanía en sus distritos, son los que generan que las cifras hayan adelgazado los apoyos a los partidos o engrosado la de otros.

Un ejemplo de ello es que, en el 2019, el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) haya tenido 247 millones 628 mil 842.48 pesos, pero en 2022 trabaja con 255 millones 764 mil 364 pesos, porque se sumaron a sus filas una senadora del Partido Verde Ecologista de México, uno de Movimiento Ciudadano, una del Partido Encuentro Social y otra más del Revolucionario institucional.

El PAN disminuyó de 100 millones 516 mil 817.28 pesos a 96 millones 105 mil 252, porque se fueron cuatro de sus integrantes, pero se le sumó una morenista. El PRI ha sido de los más afectados, si se toma en cuenta que la salida de solo uno de sus integrantes provocó que las subvenciones pasaran de 60 millones 717 mil 129.68 pesos a 56 millones 256 mil 12 pesos. Casi cuatro millones de pesos. Eso significa que los votos de los legisladores sí valen.

Decimos que alzar el dedo para aprobar o echar abajo iniciativas tiene su precio bien valuado, sino que lo diga el Partido de la Revolución Democrática, ya que en el 2019 trabajó con 21 millones 46 mil pesos, pero en este 2022 apenas contabilizó 12 millones 206 mil 772 pesos, porque se le fueron tres integrantes.

Con estas cifras lo que se palpa en la práctica es que las peleas por alcanzar un escaño en el Congreso de la Unión o el Senado de la República tiene un fin económico, aunque en la práctica los representantes populares no se les vea ni en pintura.

¿O dónde estará la mayoría de los diputados federales, qué trabajo legislativo a favor del pueblo de Chiapas se ve reflejado? Salvo sus excepciones, siguen durmiendo, sólo esperando sus quincenas. El pueblo de Chiapas sabrá de ellos ahora que inicie de forma intensa la carrera hacia la renovación de la presidencia de la República, del gobierno de Chiapas, de los 124 alcaldes, de las curules al Senado y de los diputados federales y estatales que se apunten para participar en la elección de 2024. Entre tanto, a seguir confiando en que algún día harán algo bueno por su “amado” Chiapas.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.