• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

Se fue un grande: ¡Don Jorge Enrique Hernández Aguilar!

Qué difícil es escribir unas líneas para encuadrar la trayectoria en esta vida de un ser humano, y más cuando esta persona es excepcional, es un ejemplo para los que lo conocimos, y aún más, para quienes tuvimos la fortuna de trabajar a su lado. Se dificulta hilar las ideas para plasmar lo que fue en vida Don Jorge Enrique Hernández Aguilar. Se nos pone la piel “chinita” sólo de pensar que ya no está con nosotros.

Con estudios de posgrado y doctorado, Don Jorge era un alma mater de la vida y del Diario de Chiapas. Durante prácticamente toda su vida colaboró para esta empresa que hoy en día es un monstro de la comunicación en Chiapas y del Sureste mexicano. Sin Don Jorge, lo que hoy es el corporativo de la familia Toledo Coutiño no se hubiese hecho realidad. Destiló sabiduría, conocimientos y la directriz, bajo el mando de los directivos. Su aportación editorial ayudó a consolidar lo que hoy es el Diario de Chiapas: una realidad viviente y vigente en materia de comunicación.

Su deceso fue inesperado, a pesar de que sabíamos que le aquejaba una vieja enfermedad contra la que luchó hasta el último día de su existencia. Su perseverancia y tenacidad estaba comprometida con su labor y justo él demostraba en los hechos que su “amante” de toda la vida fue el trabajo. Inquieto de principio a fin, tanto así que con su muerte deja pendiente el compendio o memoria histórica que se programó asentar con una serie de entrevistas que realizaba cada semana en su programa Agenda Política, sobre los hechos y sucesos que dieron pie a la historia de Chiapas en materia política, social, educativa, de salud, etc.

No cabe duda de que el Diario de Chiapas ha perdido a un pilar de la comunicación. Don Jorge Enrique Hernández Aguilar fue un baluarte que, desde el nacimiento de esta casa editorial, acompañó, primero, a don Enrique Toledo, fundador de este medio de comunicación. Después, al lado de Jorge Toledo Coutiño, el hermano mayor de esta dinastía. Con ambos, se encargó de consolidar la línea editorial. Hasta el viernes pasado, con los hermanos Gerardo y Rogelio, la hermandad laboral y de cariño se había enaltecido.

Con su fallecimiento viene a nuestra memoria cuando el personal del Diario, en una reunión de fin de año, celebrada por los rumbos de Suchiapa, recuerda con afecto, el gran discurso que dirigió donde contaba anécdotas del pasado y que utilizó como ejemplo para hacerle ver al gran equipo de jóvenes con que cuenta la empresa, la importancia de ponerse la camiseta y demostrar amor al proyecto que se encabece en la vida, sea cual sea.

Cuando fue procurador de Justicia del estado de Chiapas, a finales de la década de los noventa, para quienes tuvimos la dicha de trabajar a su lado, se le recuerda como ejemplo de profesionalismo, pues él mismo encabezaba los operativos que realizaba la institución. En más de una ocasión, su secretaria y algunos comandantes le llegaron a decir: “no vaya, no exponga su vida, lo requerimos al frente de la Procuraduría”. Su respuesta llana y honesta era: “si no voy, si no pongo el ejemplo, las acciones de legalidad se pueden salir de control y para eso estoy ahí como único responsable de lo que pase” Y vaya que tenía razón pues meses después de dejar el cargo, se registró la masacre de Acteal, hecho que muchos llegaron a confundir le había tocado en su gestión.

Don Jorge, tuvo en su haber estudios de posgrado de derecho penal, se graduó de Maestro en Educación y también compartió su desempeñó laboral en las aulas y como directivo. Hasta el día de su muerte se desempeñaba como director de Vinculación en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chiapas. La del domingo, vale decirlo, fue su última aportación a las líneas editoriales del Diario de Chiapas con el tema “AMLO y la Cumbre Centroamericana”.

Nuestro eterno agradecimiento a la aportación que dio Don Jorge. Se fue el amigo, el compañero, el colaborador, el profesionista, se fue un gran ser humano. Lo llevaremos en nuestros corazones por siempre. ¡Descanse en paz!

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.