• Spotify
  • Mapa Covid19

La Mactu, escudo protector para Pedro Gómez Bámaca

Editorial

Las acciones de desestabilización por parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la dirigencia sindical de la Sección 7 del SNTE en Chiapas, han iniciado para replicar al gobierno que no le mueva el tapete en la elección de la nueva dirigencia que debería estar en funciones, pero que, por la pandemia, primero, y por resistencia, después, no se ha emitido la convocatoria para tal efecto.
Los diversos aspirantes que se mueven como pez en el agua para exigir que se convoque a los maestros a elegir a sus nuevos representantes sindicales es desde hace varios meses, un estira y afloja en la que Pedro Gómez Bámaca le da largas al asunto, ya que no quiere soltar el hueso que lo ha hecho millonario en estos años de administrar el negocio de las cuotas sindicales de miles de profesores.
El dirigente que se escuda en las acciones beligerantes de la CNTE y de los jóvenes de la Normal Rural Mactumactzá, busca a través de acciones de presión y chantaje, que la administración estatal y federal le bajen a la exigencia de que se renueven los cuadros de la Sección 7.
Hace una semana, los “aguerridos” jóvenes que han adiestrado a mujeres para estar al frente del movimiento, tomaron de nueva cuenta las obras que se realizan en el Libramiento Norte Poniente, justo en las inmediaciones de su escuela. Bajo el argumento infantil de exigir agua, intentan parar la construcción de dos pasos a desnivel. Lo absurdo del tema para una comunidad estudiantil que goza de privilegios en todos los rubros educativos.
Es la segunda ocasión en cinco meses, tiempo que lleva la obra, que los normalistas paralizan los trabajos al apoderarse de la maquinaria e impedir al personal humano, continuar con sus labores. Esta es una situación que afecta la economía de un proyecto, pues cuando la obra va avanzada hacen el ridículo de suspenderla.
Las pérdidas económicas nos les interesan a los jóvenes, pues sólo obedecen órdenes de Bámaca que busca ganar tiempo. A este sector no le importa que casi mil trabajadores de la construcción paren y dejen de llevar el sustento para sus familias. Estos detalles no interesan al magisterio con tal de alcanzar el propósito de mantener en el poder al líder sindical, que ve cómo va perdiendo fuerza su movimiento.
Con secuestrar vehículos de empresas, deteriorarlas, presionar a la ciudadanía, no lograrán gran cosa, lo que sí es evidente es que cada día la ciudadanía se convenza de que es urgente que el gobierno a través de la Secretaría de Educación Pública opere que la Normal sea reubicada, pues los desmanes a los habitantes de la capital y municipios aledaños es ya incontrolable. Lo dijimos ya en alguna ocasión, el accionar de la Mactu podría desencadenar una tragedia en la que adelantamos, Pedro Gómez Bámaca se deslindará y utilizará como carne de cañón contra la autoridad estatal.
El llamado principal es de los habitantes de esta zona norte poniente de la ciudad capital, así como de empresarios que ven como pierden por los desmanes que se cometen. Si lo que piden es que regrese el internado, pues éste puede construirse en alguna otra sede municipal donde en verdad los jóvenes se aboquen a estudiar y no tengan el señalamiento ciudadano de que se comportan como vil delincuentes.
Este jueves, como corderitos, se plantaron frente a Palacio de Gobierno para exigir que regrese el sistema de internado. En su defensa, dijeron les han infiltrado en su movimiento a personas que son los que causan los destrozos, pues ellos realizan sus manifestaciones de forma “pacífica”, no les gusta el vandalismo.
La verdad es que la ciudadanía ya no sabe si reírse o ponerse a llorar con esta clase de pronunciamientos de la Mactumactzá. Cuando se les cuestiona los apoyos que reciben del gobierno, que afirma, les suministra puntualmente un millón 200 mil pesos al mes para las necesidades de la institución, evaden responder.
Como se dijo al principio, el tema central no es la inconformidad por la construcción al paso a desnivel o que no tengan internado, no, el fondo es que a toda costa Pedro Gómez Bámaca busca escudarse para continuar gozando las mieles del poder. ¿Dónde quedó la democracia e imparcialidad que cuestionaron de las autoridades, si la Sección 7 y la CNTE, son los primeros en violarla? ¡Aprendieron muy rápido!.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.