• Spotify
  • Mapa Covid19

Pánico en San Cristóbal de las Casas

Alto Mando

Miguel Ángel Godínez

El primero de enero de 1994, San Cristóbal de las Casas fue testigo del levantamiento armado del EZLN. Indígenas armados con fusiles y palos, comandados por el Subcomandante Marcos, tomaron por asalto la presidencia municipal y varias oficinas públicas. Quienes lo vivimos en carne propia, tenemos en la mente calles pintadas con consignas zapatistas, gente armada irrumpiendo en negocios, encapuchados escabulléndose para no ser detenidos por soldados al mando del general Miguel Ángel Godínez Bravo, que al final sometió a los sublevados.

28 años pasaron y San Cristóbal vuelve a ser testigo de la irrupción de grupos armados, de los que muchos de sus integrantes son también indígenas, pero con objetivos distintos a los de 1994. 

El pasado 14 de junio, a plena luz del día, cerca de un centenar de encapuchados, con chalecos antibalas, a pie y otros en motonetas, armados todos con fusiles Ak-47 y otras armas de grueso calibre, se enfrentaron en las inmediaciones del mercado popular de San Cristóbal, aterrorizando a la población.

Se identificó a dos grupos delictivos antagónicos que se disputan el comercio de la parte norte del que se dice ser pueblo mágico. Los Motonetos y una escisión del mismo grupo criminal. Ambos están integrados en su mayoría por indígenas de los altos de Chiapas, de acuerdo con versiones municipales, y migrantes centroamericanos, que se dedican al robo, al secuestro, la extorsión y el tráfico de drogas. 

El problema no es nuevo, viene precisamente tras el surgimiento del EZLN. Indígenas tzotziles transformaron sus rutinas para dedicarse a la venta de ropa, artesanías y piratería. Algunos otros, en rebeldía se han adherido a organizaciones civiles y unos más a bandas criminales. 

Estos grupos delictivos han ganado territorio y hoy controlan las zonas comerciales, donde atemorizan a locatarios y a compradores.

San Cristóbal de las Casas poco a poco se convierte en tierra de nadie. El martes las autoridades no supieron qué hacer. La policía fue rebasada hasta que llegaron las FA a cargo del comandante de la VII RM. 

El presidente de San Cristóbal, Mariano Díaz Ochoa justificó que la policía municipal no cuenta con la fuerza suficiente para hacer frente a los actos de violencia o enfrentamientos, y delegó la responsabilidad al gobierno del estado y al federal. 

Lo ocurrido este 14 de junio es una señal de alerta, se trata de un problema que, como en 1994, puede crecer a grandes dimensiones. El gobernador Rutilio Escandón, ha tomado cartas en el asunto, lo mismo que el gobierno federal y el Ejército Mexicano. 

La semana que termina estuvo impregnada de violencia, pero el gobierno se empeña en mantener, como única salida, la estrategia de abrazos no balazos; Argumenta que va muy bien, mientras, los muertos dicen lo contrario. Ahí están los 11 en el Edomex., 19 en NL, cuatro en Cd. Juárez; cinco en Michoacán, ahí mismo, autodefensas vinculadas al narcotráfico incendiaron vehículos para evitar ser desarmados. 

En Isla Blanca, Cancún, un comando asaltó en motos acuáticas a un grupo de turistas, y en Guerrero, los cárteles se han apoderado del comercio de pollo, carne y tortilla; ya hasta niños son reclutados para defender a sus comunidades mientras los policías temen enfrentar a los delincuentes. 

Preocupados en la Casa Blanca por el tránsito en territorio mexicano de un avión plagado de terroristas venezolanos e iraníes. 

La cooperación en materia de seguridad y combate al narcotráfico, entre México y EU, pasa por una crisis y se tensa más con las declaraciones de congresistas, que ven en el gobierno de AMLO la mano del narcotráfico. 

De Imaginaria.

Malos días ha tenido el almirante Rafael Ojeda, luego de sus declaraciones en torno a elementos de la Marina que roban y venden uniformes y armas a los cárteles. Las FA tienen leyes y reglamentos que justifican la prisión militar. 

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.