• Spotify
  • Mapa Covid19

Adán, el sucesor de la 4T

Comentarios Políticos

Armando Domínguez

Para comenzar… Cuando el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, expresó en Toluca, Estado de México, que “los tiempos del Señor son perfectos”, también se interpretó el mensaje de paciencia y prudencia, porque sabe de antemano que él es el gallo del presidente Andrés Manuel López Obrador. Durante su discurso, maduro e inteligente, el tabasqueño destacó que todo llega a su tiempo, sin embargo, ahora es tiempo de la unidad de Morena, del pueblo, de la Cuarta Transformación, en la que Andrés Manuel López Obrador lo considera como pieza clave. Y es que el encargado de la política interna del país ha caminado desde más muchos años con el Presidente, ajeno a que ambos son tabasqueños, los une la misma ideología de sacar adelante a la nación, a través del combate frontal a la corrupción y de poner en primer lugar al pueblo, principalmente a los que menos tienen. El exgobernador de Tabasco cumplirá con los lineamientos legales para participar en la encuesta interna de Morena, como un acto protocolario, sin embargo, es de dominio público que es él el sucesor de la Cuarta Transformación de la vida pública de México. Tanto en Estado de México como en Coahuila, como parte de los mítines de “Unidad y Movilización” organizado por Morena, el Maestro en Ciencias Políticas ha recibido muestras de afecto y le han vitoreado ¡Presidente! ¡Presidente!, en los que también él se mostró agradecido con un abrazo masivo a la distancia. López Hernández, potencialmente presidenciable y quien recientemente dio positivo a Covid-19, ha acompañado al presidente Andrés Manuel López Obrador en las inauguraciones de las grandes obras de México, como la Refinería Olmeca, en Dos Bocas, Tabasco, entre otros.

Tras la inauguración y entrada en operación del AIFA en su primera etapa hace poco más de tres meses, el Presidente vio en la refinería Dos Bocas, cuyo nombre oficial es Refinería Olmeca, la ruta para volver a demostrar que con honestidad y eficiencia pueden impulsarse obras de gran envergadura para beneficio de México y que, además, se terminan en un tiempo razonablemente corto y sin endeudar a las y los mexicanos. La refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, es una de las obras estratégicas de este gobierno y la primera refinería construida en México en 40 años; en ella se procesarán 340 mil barriles de crudo y se producirán 170 mil de gasolina y 120 mil de diésel diariamente. La apuesta es a la autosuficiencia de nuestro país en la producción de combustibles, rompiendo el esquema actual en el que exportamos crudo destinado a la producción de combustibles que después compramos a precios más elevados. Pero, además, con ello seguimos rescatando a Pemex del desmantelamiento al que la sometieron los gobiernos neoliberales y la consolidamos como una institución fundamental para el desarrollo nacional. Por si fuera poco, la Refinería Olmeca, junto con el Tren Maya y el Corredor Transístmico, forman parte de un proyecto integral de desarrollo regional del sur-sureste que permitirá abatir el rezago y la desigualdad entre las regiones del país, que históricamente han dado pie a decir que existen dos México distintos, uno en el norte y otro en el sur. Con el gobierno de la 4T se saldará esa deuda añeja con el sur-sureste. Pero no podían faltar las voces opositoras que, cada vez más hundidas en sus conflictos internos y más desesperadas por el éxito de este gobierno, buscan la manera de infamar. Tal es su mezquindad y miseria política que pretenden desacreditar a la refinería diciendo que no está terminada y que su inauguración fue un acto propagandístico. Al igual que el AIFA, la operación de la refinería de Dos Bocas será por etapas y conforme estas se sucedan se irá incrementando su operación. Lo relevante es que a la par de que se avanza en dichas etapas los proyectos ya se encuentran en funcionamiento, es decir, ya no son elefantes blancos, sino proyectos reales, operativos y productivos. Quizá eso es lo que le indigna a la oposición y a sus corifeos, acostumbrados a proyectos que terminan siendo elefantes blancos, como la supuesta refinería de Tula en la que se invirtieron 620 millones de dólares y de la que sólo se construyó la barda (o fue la barda más cara en la historia de la humanidad o alguien se robó todo ese dinero, ¿usted qué cree?), o la compra de Agronitrogenados en 275 millones de dólares, o el fiasco de Enciclomedia en el que los dos gobiernos panistas despilfarraron más de 23 mil 500 millones de pesos documentados y miles de millones más sin documentar, o el monumento a la corrupción panista, también llamado Estela de Luz, que costó más de mil millones de pesos.

Para finalizar… ¡Impresionante! Múltiples jugadas en el tablero político, sucediéndose unas a otras aquí y allá —hasta del otro lado del océano— a gran velocidad. Miremos tan sólo algunas de las imágenes de los últimos tres días: —La fiscalía de Campeche realiza un cateo en la casa de Alejandro Alito Moreno Cárdenas. La gobernadora Layda Sansores difunde escenas desde el momento donde se ve la puerta cediendo a golpes de ariete y adereza la información con un audio más —el enésimo— exhibiendo presuntas tropelías y corrupción del presidente del PRI. —15 exgobernadores priistas firman un desplegado sumando su apoyo a los ex presidentes del partido que le plantearon hace unas semanas a Alito su renuncia a la presidencia del PRI. Los exmandatarios del tricolor le exigen también “considerar una pronta renovación de la dirigencia actual”. —Alito, quien llegó a la presidente del PRI gracias al apoyo del expresidente Enrique Peña Nieto en negociación con el gobernador del Edomex, Alfredo del Mazo, viaja a Ginebra, Suiza, para denunciar ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, “persecución política” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. —El Presidente de la República, a su vez, invita ni más ni menos a la mañanera —con todo el mensaje político que ello implica— al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Pablo Gómez, para que dé a conocer una indagatoria contra el expresidente Enrique Peña Nieto, por posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita. —Peña Nieto responde vía Twitter con impecable sobriedad: “En relación con la denuncia presentada en mi contra por la Unidad de Inteligencia Financiera, estoy cierto que ante las autoridades competentes se me permitirá aclarar cualquier cuestionamiento sobre mi patrimonio y demostrar la legalidad del mismo, dentro de los procedimientos legales. Expreso mi confianza en las Instituciones de procuración y administración de justicia”. Una lectura política a vuelo de pájaro, en razón del momento en que todo esto sucede, remite de inmediato a la lucha por el poder: la elección en el Estado de México en primera instancia y el 2024 como fin. En ese marco, y ante la denuncia de Alito a nivel internacional contra el gobierno de la 4T, vino la respuesta de AMLO contra Peña. Un calambre que podría quedar sólo en eso, si le pone un alto al dirigente del tricolor y aflojan en el Edomex, o podría pasar a mayores, como se dejó entrever. Y en medio de esa confrontación, la lucha al interior del PRI. El campechano, aferrado al cargo. Peleado con Del Mazo, con los expresidentes, con ex gobernadores, con las corrientes críticas del partido.

¿Cómo ve?

Así las cosas…

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.