• Spotify
  • Mapa Covid19

El Consenso de Wall Street en la COP27

(2ª. Parte)

Daniela Gabor

Despliegue del WSC

Desde entonces, las presiones inflacionistas mundiales han reforzado el atractivo político de la reducción de emisiones. La desvinculación ofrece un mensaje político convincente: en la nueva era de tensiones geopolíticas, competencia energética, tipos de interés más altos y presiones masivas de la deuda mundial, la descarbonización es posible sin una inversión pública masiva. Todo lo que se necesita es retocar los perfiles de riesgo/rendimiento para que los proyectos sean invertibles, es decir, transferir algunos riesgos de los balances privados a los públicos. En un proyecto de hidrógeno verde, por ejemplo, el Estado puede absorber los riesgos de los inversores privados de varias maneras: reducción del riesgo fiscal (incluida la participación del Estado en el capital social; protección contra el riesgo monetario, de demanda o político; garantía de precios para el excedente de energía renovable), reducción del riego monetario (de los bonos verdes emitidos por el proyecto, préstamos preferenciales o tipos de cambio) y reducción del riesgo regulatorio (tratamiento regulatorio preferencial para los productores de hidrógeno verde, requisitos de insumos de hidrógeno verde para los sectores difíciles de eliminar, eliminación de subsidios para los titulares de propiedad estatal). Las organizaciones de la sociedad civil preocupadas por el empeoramiento de los resultados en materia de derechos humanos, ya que los proyectos invertibles (o activos verdes) en agua, electricidad y transporte, vivienda, educación, sanidad o energía tienen que generar flujos de caja que paguen a los inversores, pueden ser fácilmente desestimados por motivos macroeconómicos: con un espacio fiscal cada vez más reducido, las críticas a la política de reducción de riesgos son sólo ilusiones de «lo perfecto es enemigo de lo bueno».

La pregunta política general en la COP27 se ha convertido, por tanto, en «¿cómo ampliamos la reducción de riesgos para que la descarbonización sea una inversión rentable para BlackRock?». Merece la pena explorar tres ejemplos distintos: la Red para la Ecologización del Sistema Financiero (NGFS bajo sus siglas en inglés), el Fondo de Liquidez y Estabilidad (LSF, idem) para África, y las Asociaciones de Hidrógeno Verde y Transición Justa.

La NGFS, ahora bajo la presidencia de Singapur, esbozó cuatro iniciativas clave en la COP27: escenarios climáticos, mejores datos sobre el clima, creación de capacidad para el análisis del clima en los bancos centrales y financiación combinada. Las tres primeras están firmemente ancladas en la lógica de la descarbonización voluntaria, y la cuarta se refiere explícitamente a la reducción del riesgo.

La Iniciativa de Financiación Combinada pretende «mejorar la relación riesgo-recompensa de los proyectos de transición marginalmente financiables para atraer capital privado», a través de «financiación catalizadora y en condiciones favorables del sector público y de fuentes filantrópicas para atraer múltiplos de capital privado», «absorbiendo una parte de los riesgos del proyecto». Los bancos centrales pueden desempeñar un papel de «convocantes, facilitadores e influyentes».

Los bancos centrales influyentes, según se desprende de la Iniciativa de Financiación Combinada, participarán directamente en ejercicios de reducción de riesgos para crear «instrumentos de financiación innovadores» y «atraer a una gama más amplia de inversores privados» hacia nuevas clases de activos, trabajando conjuntamente con los bancos multilaterales para el desarrollo. De hecho, el Pabellón de Singapur, donde se ubicó institucionalmente la NGFS, dedicó el segundo día de Finanzas en la COP27 enteramente a examinar los obstáculos a la ampliación de la reducción de riesgos.

En segundo lugar, los anuncios de la COP27 sitúan al Fondo de Liquidez y Sostenibilidad (LSF) a la cabeza de una lista de iniciativas para reducir el coste de los préstamos verdes para los países africanos, junto con las garantías multilaterales y otras medidas de creación de mercado. Desarrollado por la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas en colaboración con el gestor de inversiones PIMCO, el Fondo de Liquidez y Sostenibilidad es un vehículo para reducir el riesgo de la deuda soberana africana, a través de un instrumento de recompra que proporciona financiación en condiciones favorables a los inversores privados en eurobonos soberanos africanos. Cabe recordar que el instrumento de repo ha estado en el centro de recientes escándalos financieros, ya sea la corrida de los fondos de pensiones en el Reino Unido, o la implosión de los mercados de criptomonedas provocada por el colapso del FTX, debido a su capacidad de apalancamiento.

El LSF construye una ficción de liquidez para los gobiernos, ignorando las conocidas cuestiones de ciclicidad incorporadas a los instrumentos recompra de activos, los incentivos perversos para que los países africanos den prioridad a la deuda en moneda extranjera como los eurobonos, y los conflictos institucionales entre los gestores comerciales del LSF y los bancos centrales nacionales. En la COP27, el LSF anunció su transacción inaugural de 100 millones de dólares, financiada por Afreximbank, con una cesta que incluía bonos públicos denominados en euros de Egipto, Kenia y Angola. Las ambiciones originales del FSL de recaudar entre 50.000 y 100.000 millones de dólares a través de préstamos prioritarios de los bancos centrales de la OCDE o de la asignación a los Objetivos de Desarrollo no se cumplieron. Así que una institución con sede en África está desviando la financiación del comercio para las empresas africanas hacia subvenciones que benefician a los inversores extranjeros en eurobonos africanos. El cui bono de la desfinanciación no podía tener una respuesta más descarnada.

Por último, los anuncios hicieron hincapié en las transiciones energéticas basadas en la reducción de riesgo a través de «asociaciones de transición» y proyectos de hidrógeno verde. El Grupo Internacional de Socios (EE.UU., la UE, el Reino Unido, Francia, Alemania y Noruega) anunció planes específicos para dos Asociaciones de Transición Energética Justa, para Sudáfrica e Indonesia, con planes futuros para Vietnam, Senegal e India. La Asociación con Indonesia, de 20.000 millones de dólares, promete 10.000 millones movilizados por los miembros del IPG, y 10.000 millones del GFANZ, para apoyar un Plan de Inversión y Política JETP (Just Energy Transition Plan) para el sector energético. Si bien Indonesia puede estar utilizando estratégicamente sus recursos críticos -níquel, estaño, aluminio- para renacionalizar las cadenas de valor y promover la mejora tecnología de los campeones industriales nacionales, también está jugando un juego de “reducir el riesgo” con los inversores internacionales. El hecho de que este juego pueda resultar caro para el Estado indonesio y sus ciudadanos -que están cargando con los riesgos de los inversores privados- nunca se menciona en los optimistas comunicados de prensa. Sin embargo, como señala la Institución de Justicia Económica, la reducción de riesgos en el núcleo de la Asociación Sudafricana de 8.500 millones de dólares compromete de hecho recursos fiscales sudafricanos para hacer que los proyectos privados de energías renovables sean invertibles a expensas de los subsidios a los combustibles para los hogares pobres.

La asociación sudafricana es un claro recordatorio de la presión que sufren los países del Sur Global para unirse a la fiebre mundial por el hidrógeno verde. Europa ha situado el hidrógeno verde en el centro de su plan RePowerEU para desvincularse de los combustibles fósiles rusos. Para 2050, espera que casi una cuarta parte de la demanda energética mundial se cubra con hidrógeno verde. RePowerEU pretende que la mitad de la demanda europea de hidrógeno verde, estimada en 20 millones de toneladas anuales para 2030, se produzca localmente y la otra mitad se importe. En la COP27, la UE firmó varios acuerdos de importación de hidrógeno verde, entre ellos con Namibia, Egipto y Sudáfrica. La desvinculación está explícitamente en el centro de estos acuerdos, ya que la UE se compromete a movilizar capital privado para megaproyectos en el Sur Global. Estas asociaciones reducen las posibilidades de que los países africanos y otros controlen estratégicamente las cadenas de hidrógeno verde, y amenazan con atraparlos en los mismos patrones de intercambio ecológico desigual que han caracterizado al capitalismo del carbono, esta vez como exportadores de materias primas verdes, generadores de rendimiento financiero y consumidores, pero no productores de tecnología limpia.

Incluso las batallas sobre cifras de las que tenemos mejor información COP27 -por ejemplo, sobre las pérdidas y los daños- esconden el diablo de la reducción de riesgos en los detalles y el lenguaje de la «movilización». ¿Cómo se gastarán estos fondos? ¿Qué parte de las subvenciones públicas o de los préstamos del Norte Global se destinará a reducir el riesgo de las inversiones privadas en el Sur Global? En última instancia, la reducción de riesgos es una herramienta contra las mismas cosas que harían que la transición verde fuera justa: servicios públicos adecuadamente financiados, acceso asequible a la energía renovable, vivienda decente y sectores de fabricación verde prósperos en los países de ingresos medios y bajos. Es muy posible que las asociaciones de reducción de riesgos puedan ser reimaginadas para dar al Estado un espacio para disciplinar, en lugar de simplemente subvencionar, la financiación privada, pero hasta ahora, hay pocos esfuerzos en esa dirección.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.