• Spotify
  • Mapa Covid19

Restricciones comerciales, controles de precios y subsidios, pueden agravar la escasez

Eduardo Ruiz-Healy

“La guerra en Ucrania ha causado importantes interrupciones en el suministro y ha llevado a precios históricamente más altos para una serie de productos básicos. Para la mayoría de los productos básicos, se espera que los precios sean significativamente más altos en 2022 que en 2021 y que se mantengan altos a mediano plazo. Se proyecta que el precio del petróleo crudo Brent alcance un promedio de $100/bbl en 2022, un aumento del 42% desde 2021 y su nivel más alto desde 2013. Se espera que los precios no energéticos aumenten alrededor de un 20% en 2022, con los mayores aumentos en las materias primas donde Rusia o Ucrania son exportadores clave. Se pronostica que los precios del trigo, en particular, aumentarán más del 40% este año, alcanzando un máximo histórico en términos nominales (…) se espera que los precios alcancen su punto máximo en 2022, se mantendrán mucho más altos de lo previsto anteriormente. Las perspectivas de los mercados de materias primas dependen en gran medida de la duración de la guerra en Ucrania y de la gravedad de las interrupciones en los flujos de materias primas, con un riesgo clave de que los precios de las materias primas sean más altos durante más tiempo (…) los aumentos previos del precio del petróleo llevaron a la aparición de nuevas fuentes de suministro y una reducción de la demanda a través de mejoras en la eficiencia y la sustitución de otros productos básicos. En el caso de alzas en los precios de los alimentos, se empezaron a utilizar tierras adicionales para la producción. Para los formuladores de políticas, una prioridad a corto plazo es brindar apoyo específico a los hogares más pobres que enfrentan precios más altos de alimentos y energía. A más largo plazo, pueden fomentar mejoras en la eficiencia energética, facilitar la inversión en nuevas fuentes de energía sin emisiones de carbono y promover una producción de alimentos más eficiente. Recientemente, sin embargo, las respuestas políticas han tendido a favorecer las restricciones comerciales, los controles de precios y los subsidios, que probablemente exacerben la escasez”.

Esto es lo que dice el Resumen Ejecutivo del reporte Commodity Markets Outlook, April 2022: The Impact of the War in Ukraine on Commodity Markets, elaborado por el Banco Mundial y difundido la semana pasada.

La última frase del Resumen Ejecutivo – las restricciones comerciales, los controles de precios y los subsidios, que probablemente exacerben la escasez – define lo que está haciendo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador: subsidiar o topar los precios de la electricidad, el gas y las gasolinas para que los consumidores intermedios o finales de los mismos no sientan el golpe inflacionario en toda su magnitud.

Este año el subsidio para las tarifas eléctricas será de 73 000 millones de pesos como mínimo, el de las gasolinas será de 400,000 millones de pesos, y los precios máximos del gas LP están topados por la Comisión Reguladora de Energía.

AMLO anunciará hoy su plan para combatir la inflación. Si este tiende «a favorecer las restricciones comerciales, los controles de precios y los subsidios», muy probablemente habrá escasez de muchos productos, lo cual, en vez de ayudar a las personas, las perjudicará.

ruizhealytimes.com

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.