• Spotify
  • Mapa Covid19

Inflación pega más a Chiapas

Transportar productos de la canasta básica del centro, norte y occidente hacia el sureste, encarece los productos

Francisco Mendoza / Diario de Chiapas

La inflación es un tema complejo a nivel internacional; dos grandes factores que han hecho que esta se disparara es la pandemia de COVID-19 y la guerra entre Ucrania y Rusia.

En México, aunado a estos dos factores, la aplicación de políticas públicas ha ayudado a que el fenómeno de la inflación se haya disparado; en Chiapas este aumento inflacionario impacta más, ya que existen factores como la falta de industrias y los productos de la canasta básica tienen que transportarse de estados del centro, norte y occidente hasta el sureste mexicano, encareciendo los productos por el traslado de estos, señaló Raúl Martín Domínguez Molina, economista y jefe de docencia de la EBC campus Chiapas.

“El traer mercancía de la CDMX hacia el estado, implica mayores gastos e incrementa la gasolina, que no es un fenómeno inflacionario 100%, porque no es canasta básica, pero eso hace que el transporte se incremente, por lo tanto, los precios de los productos básicos se incrementan”.

Además, señaló el especialista, Chiapas está catalogado como uno de los estados con mayor pobreza; a pesar de los esfuerzos gubernamentales para contrarrestar esta situación, esto hace que no alcance el dinero para algunos segmentos de la población que cuentan con suficientes recursos para cubrir su canasta básica.

El aumento de la masa monetaria por los programas sociales que el gobierno federal ha implementado para beneficiar a las familias chiapanecas es otro gran factor por el cual el estado de Chiapas tiene una inflación mayor a la media nacional.

“El fenómeno de inflación no solo se va dar exclusivamente en el proceso productivo, es decir, en la cadena de producción, sino también, si hay mucho dinero en circulación, genera inflación, si hay poco dinero en circulación, genera inflación; la inflación es un tema complejo que todas las economías capitalistas lo tienen”.

El especialista dijo que el día de ayer, la tasa interbancaria en Estados Unidos se elevó, y esto traerá movimientos en la tasa interbancaria de México, siendo este movimiento, un mecanismo de control.

“Al ser la tasa más alta están tratando de disminuir, que los consumidores no utilicen la tarjeta de crédito porque es cara y están regulando de una u otra forma la masa monetaria”.

Al incrementar la tasa de interés, es el momento menos adecuado para que las personas soliciten un préstamo ya sea hipotecario, automotriz o de cualquier otro tipo, ya que el porcentaje será mayor que el de los últimos meses.

Al cuestionarle cómo se vislumbra el cierre del año con los movimientos inflacionarios actuales, Domínguez Molina dijo que se espera llegar a una tasa de dos dígitos.

“Cuando llegamos a tasa de dos dígitos es algo más complejo, es complicado, porque ya no estamos hablando de uno a nueve por ciento, estamos hablando del diez que se puede prolongar hasta el 99%”.

Dijo que, aunque hay programas que se implementaron para poder disminuir la inflación, se ve que esta situación a más de frenarla va al alza; por lo que se espera un cierre de año complicado en el aumento de precios de los productos de la canasta básica.

“Si preguntamos a quienes realmente consumen y compran los productos que son las amas de casa, nos damos cuenta que el dinero no alcanza, porque todos los productos se incrementaron de una forma impresionante”.

El mes de diciembre, el consumo de los productos es muy alto, por lo que los precios tenderán a subir de nuevo; “hay que hacer la aclaración que los precios suben, más no el salario; el salario se mantiene estable hasta el siguiente año. Algunas empresas y el gobierno dicen, vamos a incrementar el salario, pero dependiendo del cierre de la inflación del año pasado”.

Entre todo lo que se nos avecina, comparados con nuestro vecino del norte (Estados Unidos), nuestra tasa inflacionaria es más baja; “esto no quiere decir que estemos mejor, impacto es distinto, ellos consumen muchas más cosas, hay más consumo e incluso hay más apoyos y eso hace que se dispare la inflación; pero en términos generales (en México) ahí vamos, no podemos decir que estamos bien pero no tan mal como se percibe”.

Las expectativas del gobierno federal es que, para el mes de noviembre, la inflación comience a bajar, sin embargo, se ve complicado que esto suceda.

“No existe una ley que te diga así vamos a hacerlo (plan de trabajo), porque el fenómeno económico tiene que ver con las políticas públicas que se apliquen, no estamos mal pero no es que se esté mintiendo; se hacen proyecciones (el gobierno), y si revisamos esas proyecciones algo puede pasar; la proyección no tiene una exactitud como las matemáticas de ser exactos, para ello se toman varias variables que, si funcionan, se da lo previsto”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.