• Spotify
  • Mapa Covid19

Siembra de cempasúchil, tradición que no termina

Agricultores chiapanecos se esfuerzan para producir de agosto a octubre, la típica flor que adorna los camposantos  

 

A. Marroquín / Diario de Chiapas

Pese a la pandemia causada por el COVID-19, no se dejan morir las tradiciones, ni mucho menos, agricultores chiapacorceños permiten que las flores de Seda y Cempasúchil se marchiten o hagan falta en las celebraciones del Día de Muertos.

Felipe Reyes Clemente, agricultor chiapacorceño, quien todo el año cosecha yuca, maíz o limón persa, dedica exclusivamente los meses de agosto a octubre a la siembra de Cempasúchil y flor de Seda, ambas, tradicionales para el Día de Muertos y aunque las ganancias que obtiene por la venta de éstas no es mucha —aunque sí es dinero seguro—, el agricultor lo realiza para preservar las tradiciones y porque dicha actividad forma parte de su herencia familiar.

“Es una tradición, ya vienen los hijos y vienen con esto, ya saben que queda el mecanismo, es de ellos… de generación porque mi papá sembraba anteriormente, pero era muy poco, nosotros sembramos un poco”.

Y aunque algunos mercados y camposantos ya se han comenzado a llenar del peculiar color anaranjado y morado, don Felipe esperará hasta el 30 de octubre para comenzar a distribuir, principalmente al municipio de San Cristóbal de Las Casas y en la capital chiapaneca.

“Todo está tanteado a su nivel, para el mero día, se corta el 30, ya está, hay muchos que se adelantan el 27 de San Juditas, pero de ahí todo está tanteado, se hace ese procedimiento”.

El cempasúchil en particular, es la típica flor de los muertos, que desde tiempos ancestrales ha sido el símbolo para abrir el paso a los que ya se han adelantado en el camino y guiar su visita al mundo terrenal.

“La gente pone su altar en casa, no quieren ir al panteón por el miedo que hay, pero sí hay salida”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.