• Spotify
  • Mapa Covid19

Detiene Interpol a la ‘bruja de Angahuan’: la acusan de matar a un niño en Uruapan

Radio Fórmula

En 2012, la mujer presuntamente secuestró y asesinó a un menor de cinco años, pese a que los padres habían dado una parte del dinero que pedía.

Personal de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), capturó en Estados Unidos a una mujer, que se decía ser la bruja del pueblo de Angahuan, en el municipio de Uruapan, Michoacán.

Cecilia N es acusada de secuestrar y matar a un niño de 5 años de edad, al que tuvo en su casa cerca de un mes.

El 21 de marzo del año 2012, el menor Bernardino S, jugaba afuera de su domicilio cuando su vecina, Cecilia,  llamó su atención con un juguete de control remoto.

Después, la mujer lo privó de la libertad en su casa ubicada justo enfrente de la del pequeño, a quien todos en el pueblo conocían como Zury.

En ese entonces, Natividad, la mamá de la víctima, narró que comenzaron a recibir llamadas en las que una mujer les pedía 600 mil pesos a cambio de la libertad de su hijo.

Incluso, la “bruja de Angahuan” les dijo a los padres de Zury que por medio de su “bola mágica de cristal” podría adivinar el lugar exacto del paradero de su hijo.

Pero estos engaños solo sirvieron para sacarles más dinero, ganar más tiempo y tratar de desviar las investigaciones.

La ‘bruja de Angahuan’ mata al pequeño Zury

El secuestro del menor causó enojo en los pobladores de esa localidad, y empezaron a buscar a Zury. Al sentir la presión de los habitantes, Cecilia N, con ayuda de su cómplice Delfina, golpeó al niño y lo asfixió hasta matarlo, a pesar de que ya había recibido una parte del rescate.

El cuerpo del menor fue encontrado en un predio de la localidad de Las Cocinas y las investigaciones llevaron a las autoridades hasta un matrimonio del pueblo.

Así, confesaron que Cecilia N secuestró y mató a Zury y que les pagó 5 mil pesos por sacar el cuerpo del niño de su casa y desaparecerlo fuera del lugar.

Tras estas declaraciones, Cecilia y su ayudante, Delfina, fueron detenidas, sin embargo, en el proceso, la juez cuarto de lo penal, Ernestina Pimentel Pineda, dejó en libertad a la bruja y a sus tres cómplices.

Ernestina argumentó que no había pruebas para procesar, debido a que el MP no detuvo a los implicados en flagrancia y no contó con un intérprete de lengua purhépecha.

Cecilia N terminó por irse del pueblo, ya que iba a ser linchada junto con sus cómplices, por los habitantes del pueblo, quienes le prendieron fuego a la casa de la presunta asesina, pero alcanzó a escapar, no sin antes amenazarlos con asesinar a más niños de la comunidad.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.