• Spotify
  • Mapa Covid19

Papel, tinta y verso…

Enrique Flores Amastal Ciudad de México

Tarde de lluvia

Esa tarde de lluvia

llegaste puntual a la cita;

el café humeante,

el reloj marcaba en punto

las seis.

Con el oleaje de tu aroma

invadiste a los comensales

te miraron y te hicieron suya.

Tú y la lluvia ahí

presentes, junto a mí,

con ese conjunto azul

igual a tus grandes ojos.

Aquellos años de sueños

corriendo de un teatro a otro,

siempre en tu compañía,

al cine Regis

y las muestras cinematográficas

con la gaviota de Chejov

bajo el brazo.

Una tarde de lluvia

bajo un techo común

descubrí que el sexo

ahonda la lejanía,

por eso, esa necesidad

perruna de estar contigo

todo el tiempo;

besar tus labios,

como si fuera

el ultimo día.

Cerca de la meta

el pensamiento me lleva

al Jardín Río de Janeiro,

en sus bancas está nuestra historia

en lenguaje críptico

que nadie puede leerlo,

fue nuestro lugar de encuentro.

Tarde de lluvia

con la lentitud juvenil,

sacudida de conciencias,

nuevos tiempos, mismos sueños

y tú junto a mí

soñador irredento.

Enrique Flores Amastal

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.