• Spotify
  • Mapa Covid19

Libros de texto inclusivos

Hegel Cortés Miranda

Una noticia de enorme trascendencia para combatir el machismo de fondo en México, se confirmó el martes pasado en un diario de circulación nacional.

La dio a conocer -en entrevista- Nadine Gasman Zylbermann, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

La doctora informó que el Inmujeres se sumó a la convocatoria de la maestra Delfina Gómez Álvarez, secretaria de Educación Pública, para modificar los contenidos de los Libros de Educación Básica, con el propósito de contribuir a erradicar la violencia contra las mujeres.

Detalló que se trata de llevar a las aulas de primaria y secundaria temas como equidad de género, igualdad sustantiva y respeto a los derechos humanos.

Sin duda es una noticia alentadora para empezar a revertir siglos de estereotipos arraigados en la sociedad que todos los días provocan maltrato, violencia y en promedio una docena de feminicidios.

Un informe elaborado por la UNESCO en 2020, arrojó que en los libros de educación básica (primaria y secundaria) de decenas de países, incluyendo a México y a EU, persiste una visión estereotipada de los roles de hombres y mujeres.

Hay países, incluso, donde las mujeres ni siquiera aparecían en los libros a fines del siglo pasado.

Por eso resulta esencial la participación de una institución especializada como Inmujeres en esta tarea titánica de transitar a una educación básica inclusiva, para replantear y actualizar los contenidos de los Libros de Texto Gratuitos.

La consulta para el rediseño de esos libros inició hace meses y, por ejemplo, para el caso de los de lengua materna (español) participan hasta las niñas, niños y adolescentes.

La intención es que los contenidos de un material tan relevante, sean redactados por expertos, sometidos a la evaluación colegiada de especialistas y a la percepción de las mismas niñas y niños.

La educación es una potente herramienta liberadora de conciencias que genera profundo bienestar en la sociedad cuando se retroalimentan teoría y práctica.

En ese sentido, hay que aplaudir el esfuerzo de la SEP, en especial porque se trata de una iniciativa que privilegia la prevención para combatir de fondo el gravísimo problema que enfrentamos hoy de violencia de género.

Los libros de texto gratuitos son además un material de probado alcance para la transmisión de valores, referentes, patrones de comportamiento y, desde luego, conocimientos.

De hecho, más que ningún otro material didáctico, constituyen un instrumento profundamente potente para coadyuvar a configurar la identidad de niñas y niños.

Es más, en muchos lugares del país los libros de texto son los primeros -y a veces los únicos- libros que lee y estudia una niña o un niño. Su impacto, de cualquier forma, es duradero y determinante en su formación.

Por eso los contenidos de los nuevos libros de educación básica deben estar cada vez más libres de prejuicios, mitos y estereotipos de género.

Lograr el equilibrio y la equidad en los referentes femeninos y masculinos que se muestran en los libros de texto es un primer gran paso para transitar hacia una sociedad más madura, justa, solidaria y respetuosa de las niñas, adolescentes y mujeres.

Si bien es un problema generacional, no admite retraso preparar a las nuevas generaciones para enfrentarlo.

La Constitución de la CdMx ya establece que la educación pública sea universal, laica, inclusiva, intercultural, pertinente y de calidad. Vamos por buen camino.

Tr: @HegelCortes 

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.