• Spotify
  • Mapa Covid19

Dios es tan sabio, que puede cambiar de opinión

Opinión y propuesta

Mtro. Andrés Vázquez López

Hace varios días, comentamos en esta misma columna sobre la gran Sabiduría de Dios. Tan grande que puede cambiar de opinión respecto a lo que en su momento dictó y se plasmó en las Sagradas Escrituras; y ahora, respecto a lo que dice Su representante en la Tierra; el papa. En dicha ocasión proponíamos que Dios habría cambiado de parecer y por voz de Su Vicario, daba la bienvenida a los homosexuales al seno de la Iglesia.

A propósito de dichos comentarios, recibí una respuesta que menciona: “(…) los homosexuales, salvo escasos casos, tienen una desviación contra natura, los católicos no los debemos repeler, sino acoger como a cualquier hermano (…)”. Quiero decir que no estoy de acuerdo con esta afirmación y nuevamente acudo al dogma.

Recordemos que un dogma es un postulado que se cree sin más. No se cuestiona, simplemente se cree y se acepta. Y el dogma en el que creemos los católicos dice que Dios es perfecto.

El mismo dogma nos dice que todo lo que existe, visible o invisible, ha sido creado por Dios.

Por lo tanto, si ello es así, entonces todas las personas hemos sido creadas por Dios. Y si Dios es perfecto y Dios nos creó, ¿cómo podrían las personas homosexuales tener una desviación contra natura? Si Dios es perfecto, si no se equivoca y si es el Creador, ¿cómo explicar la supuesta desviación contra natura? ¿No será que Dios creó homosexuales a los homosexuales? Así como creó ciegos a los ciegos, altos a los altos, hombres a los hombres y rubios a los rubios… 

Cuando más se analiza y se parte que Dios es amor; más se concluye que si bien, Dios pudo haber dictado las Sagradas Escrituras, Él es el Ser Supremo y como tal puede cambiar de opinión. ¡Si nosotros simples mortales podemos, ¿por qué Él no podría?!

Quizá Él lo ha hecho y en Su infinita sabiduría, eligió al papa Francisco y por su medio, lo inspiró a abrir, aunque sea un poco, a la Iglesia ante Sus hijos homosexuales. ¿Quién podría resolver esta incógnita? Pues solamente, de acuerdo con el propio dogma católico, hay una persona que podría: El papa. ¿Y por qué? Bueno, pues como se dijo hace unos días, porque de acuerdo con el ya multicitado dogma, él tiene el privilegio de hablar con Dios y también de hablar en Su nombre.

Así que esas respuestas sustentadas en prejuicios, tampoco tienen sustento en la religión. Por lo menos no en la católica. Y a los católicos que piensen así, les convendría leer y escuchar al papa, como lo que es: El representante de Dios en la Tierra y la cabeza visible de la Iglesia; aceptando lo que menciona y actuando en consecuencia y no inventando explicaciones o argumentos sin sustento para no aceptar a sus hermanos homosexuales con la misma fraternidad que a cualquier otra persona.

Además, opino que es necesario e importante, generar políticas públicas educativas, en relación al cuidado, protección y preservación del ambiente.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.