• Spotify
  • Mapa Covid19

Recuperación educativa en el mundo Post-Covid

Eduardo Campos Martínez

El mundo entero se vio paralizado en todos los sectores con las restricciones obligadas por la pandemia. Como tenia que ser, la preocupación de los gobiernos se centró en la reactivación económica, de igual forma cada gobierno diseñó estrategias para atender los sistemas educativos teniendo como máxima la salvaguarda de vidas humanas amenazadas.

Lo que esta experiencia logró, entre muchas otras cosas, fue la clarificación con mucha crudeza de las desigualdades educativas en cada demarcación, accesos digitales, equipamiento electrónico, condiciones de higiene y limitado nivel escolar en padres de familia. Cada país atendió a medida de sus posibilidades de manera emergente las necesidades educativas en el esquema a distancia.

Son muchos los estudios que aseguran que las perdidas en aprendizaje oscilan entre 1.8 y 2.1 años de rezago; el Banco Mundial ha calculado en monto, que esta generación afectada podría dejar de percibir 17 mmdd ante la falta de aprendizajes no recuperados, por su parte UNICEF asegura que lo mas importante debe ser atender las necesidades socioemocionales que la pandemia ocasionó.

Por citar algunos ejemplos podemos mencionar, Australia quienes diseñaron un programa denominado “equidad digital” en el que el Estado invertirá los recursos necesarios para lograr que el acceso a los medios digitales sea garantizado, la Unión Europea diseñó, al margen de políticas por cada país miembro, lo que denominó “Mecanismo de Recuperación de la Unión Europea” que principalmente destina recursos a la sostenibilidad y sustentabilidad con prioridades en el sector educativo, Dinamarca con una historia de dialogo y estrecha relación con los sindicatos de docentes implementaron estrategias basadas en 3 coincidencias, el reconocimiento de que el bienestar y el rendimiento educativo están interrelacionados, que el control de la tecnología a nivel profesional es fundamental y la necesidad de jornadas escolares mas cortas y grupos más pequeños. Escocia por su cuenta determinó que en la ruta de la recuperación los exámenes tradicionales quedarían suspendidos sustituyendo la obtención de una calificación por una valoración profesional de los docentes. En Japón mantuvieron siempre las escuelas abiertas reforzando sus protocolos de salud, en el ultimo balance informaron que de ese esfuerzo exitoso solo se reportaron 11 contagios, respecto a la visión de recuperación de aprendizajes iniciaron un acompañamiento casi personalizado con los alumnos en último año que tienen que hacer exámenes finales o pasaran a otro nivel educativo; incorporaron mas personal de trabajo social, docentes y psicólogos. Para el caso de Italia y Reino Unido las organizaciones sindicales solicitaron ser quienes diseñen y presenten el plan de recuperación para ser discutido y ejecutado, un trabajo de corresponsabilidad de las organizaciones gremiales con su materia de trabajo.

Son variados los estudios y análisis elaborados por diferentes organizaciones internacionales destacando UNICEF, UNESCO y OCDE, que señalan la gran preocupación respecto a la perdida de aprendizajes, todo esto exponiendo las estadísticas generales de cada país. En dichos estudios presentan las diferentes estrategias implementadas en todo el mundo, así como la insistente urgencia de poner atención a los daños educativos de la pandemia. La recuperación de datos que sirven de base para diseñar estrategias de éxito es determinante, aunque en valor de la verdad estos organismos deberían pasar, de la pura y simple descripción y juicio, a una propuesta real, viable y contextualizada para que las opiniones y los recursos con los que estos organismos cuentan sean de utilidad tangible y así poder llegar a la equidad educativa anhelada y no solo sea una fotografía estática de la realidad.

En todas las propuestas de resarcimiento del daño ocasionado en los aprendizajes de la niñez y juventud mundial se incluyen, el aumento en la inversión respecto a infraestructura educativa, inversión en la equidad de servicios básicos y la inversión en las redes de comunicación digital. Pero vale la pena resaltar que, aunque sin duda alguna la inversión de recursos económicos es necesaria, el retomar los valores básicos de la educación hoy en día son urgentes, y me refiero a la importancia de tomar la responsabilidad común de educar, desde casa acompañar de cerca la trayectoria educativa de los menores, así como pensar en fomentar los círculos de conocimiento en donde las limitantes educativas de los padres de familia significan un freno para las generaciones menores. Poder lograr que todos nos sintamos piezas claves en la formación de nuestros hijos es el gran reto de esta época.

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.