• Spotify
  • Mapa Covid19

Eficacia, cambio y capacidad

Letras Desnudas

Mario Caballero

A los chiapanecos nos ha tocado vivir las consecuencias de gobiernos irresponsables que, con la complicidad del Congreso del Estado, han llevado a la ruina a Chiapas, endeudándolo hasta las cachas y cometiendo todo tipo de atrocidades y acciones autoritarias. Es por eso que hoy cobra mucha mayor relevancia la autonomía de los poderes y los contrapesos. Es de reconocer que a diferencia de otros tiempos los actuales diputados hayan asumido un compromiso auténtico con la sociedad, cumpliendo con su función de representar los intereses de los ciudadanos y desarrollando una agenda legislativa propia.

El diputado Yamil Melgar, presidente de la Junta de Coordinación Política, entendió la indignación de los excesos que hemos observado durante muchas legislaturas. Para empezar, quitó el boato parlamentario. Ya no están los diputados que se trasladaban en enormes camionetas, los que se hacían acompañar por un ejército de escoltas, los que se llenaban de asesores con sueldos de hasta cuarenta mil pesos mensuales cada uno, los que se hospedaban en hoteles gran turismo bajo el pretexto de realizar gestiones en la capital del país y los que eran los clientes de los restaurantes más finos.

Aquellos diputados creían que para eso era el poder. Celebro que se hayan eliminado estos lujos, pues los excesos con cargo al erario público eran –y siguen siendo- una grosería para los ciudadanos, especialmente los más pobres. En esto tiene razón el presidente Andrés Manuel López Obrador, de que no puede haber gobierno rico y pueblo pobre.

Esto, sin embargo, que no es una cosa menor, representa tan sólo una pequeña parte del cambio que vemos en el Congreso local. Otro aspecto relevante es la nueva relación que existe entre los poderes del Estado.

QUÉ TIEMPOS AQUELLOS

Aquí es donde resulta necesario que el que dirige al Congreso sea un político de experiencia, capaz de generar acuerdos, de sostener el arreglo democrático y, sobre todo, que conozca que la funcionalidad de la democracia requiere de la desconcentración del poder. Bajo este entendimiento el diputado Melgar propuso la relación con el Ejecutivo estatal y es lo que le está dando estabilidad al gobierno.

En este espacio he criticado, desde hace muchos años, la subordinación y la complicidad del Congreso con cada gobernador en turno. Sí, una historia en la que los legisladores se dejaron seducir por el dinero fácil. Podríamos decir que los mandatarios los compraron. No es que les hayan dado dinero en efectivo a cambio de sus votos, lo cual sería ilegal, sino que los “compraron” haciéndolos partícipes de la fiesta presupuestal: les subieron los sueldos, bonos, prestaciones, les dieron más gente a su servicio como choferes, asesores, asimismo viajes y un largo etcétera.

Por eso, ¿dónde estaban los diputados cuando el exgobernador Pablo Salazar dejaba en el abandono a los hospitales públicos tan sólo porque estaban ubicados en los municipios de donde eran originarios sus enemigos políticos? ¿Dónde estaban cuando hizo desaparecer los recursos para la ayuda de los damnificados del huracán Stan? ¿Dónde cuando ordenó una serie de encarcelamientos injustificados? Incluso, hasta lo respaldaron aprobando el desafuero del entonces ombudsperson Pedro Raúl López Hernández, quien se convirtió en un eficaz crítico de los abusos de Pablo.

¿Dónde estaban cuando el exgobernador Juan Sabines Guerrero se robaba el dinero del estado? ¿Qué hicieron al enterarse de que los préstamos que le autorizaban iban a parar a las cuentas bancarias de los funcionarios? ¿Qué hicieron cuando Sabines ordenó la bursatilización de cinco mil millones de pesos del Isstech? ¿Por qué no se opusieron al incremento de la deuda pública? Pues encontró al estado con una deuda por encima de los 800 millones de pesos y lo dejó con una deuda superior a los 40 mil millones, entre deuda a proveedores y deuda pública.

En fin, aquellos diputados no sirvieron para detener a gobernadores ladrones ni autoritarios. Ojalá pudiéramos decir nada más que no sirvieron para nada. Es peor: por comisión u omisión, fueron cómplices del latrocinio y el despotismo. Detrás de todo gobernador corrupto y abusivo, hubo un Congreso corrupto y abusivo. Y encima nos costó un montón de dinero a los contribuyentes.

NUEVOS PARADIGMAS

En los tiempos actuales vemos a un Poder Legislativo aliado del Ejecutivo, que respalda la política del gobernador, pero no en el sentido de subordinación. Hay colaboración, respaldo, pero dentro de un marco de respeto mutuo, legalidad, congruencia y autonomía.

Aparte, Yamil Melgar Bravo ha sabido mover al Congreso local. Ha logrado conjuntar a los diputados del partido gobernante con los de la oposición en una agenda que lleva por delante proteger y velar por los intereses de los chiapanecos. Por eso vemos a los legisladores teniendo reuniones de trabajo en conjunto con funcionarios de todos lo órdenes de gobierno y distintas organizaciones tanto públicas como privadas para ver los avances en materia de derechos humanos, salud, combate a la violencia de género, migración. Asimismo, siendo vigilantes de la rendición de cuentas, exigiendo transparencia en el ejercicio de los recursos, fomentando los derechos de las mujeres, incentivando las habilidades educativas y tecnológicas en la niñez, entre otros.

Imposible negar el mérito que tiene el diputado morenista por haber tejido con discreción y paciencia los acuerdos que hicieron posibles reformas importantes. Como las que tienen que ver con el Código Civil, la Constitución estatal y diversas leyes en el estado. Reformas que buscan, entre otras cosas, fortalecer a las policías municipales, la actuación, eficiencia y cumplimiento de las obligaciones de las administraciones municipales. También proteger y restaurar nuestras reservas naturales, humedales, montañas, ríos. Y algo muy importante son las iniciativas aprobadas para salvaguardar los derechos de las niñas, niños y adolescentes, que merecen tener un desarrollo integral, seguro, feliz y con oportunidades.

¿Dónde está el mérito del diputado Melgar? Está en haber logrado abrir el espacio para el debate, para la aportación de ideas, para la negociación con los diferentes grupos partidistas y dirigir la agenda. Este logro es, sin duda, notable. Y crea un nuevo paradigma del entendimiento político, del quehacer legislativo y de la responsabilidad que tiene y con la que debe cumplir todo legislador.

LIDERAZGO

El liderazgo de Yamil Melgar Bravo y el puntual cumplimiento de las tareas legislativas entre todos los representantes populares, le ha permitido al Congreso del Estado proyectar un discurso coherente que marca una diferencia con el pasado inmediato, llama a defender el trabajo cameral y los logros obtenidos hasta ahora y le da un sentido de rumbo que convoca al respaldo y la confianza de los ciudadanos.

Hay mucho por hacer todavía, pero esto es un avance sobresaliente. Hoy tenemos un Poder Legislativo que funciona, que da resultados, que está haciendo que las reformas cobren actualidad y que está haciendo los cambios bajo la pauta del interés colectivo.

yomariocaballero@gmail.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.