• Spotify
  • Mapa Covid19

El exsecretario de hacienda que se pasea en yates

Letras Desnudas

Mario Caballero

El siete de abril de 2013, la entonces Procuraduría General de la República dio entrada a una demanda en la que 50 exfuncionarios del gobierno de Juan Sabines Guerrero están imputados por delitos como enriquecimiento ilícito, abuso de funciones, fraude procesal, coalición de servidores públicos, asociación delictuosa, tortura y otra veintena de crímenes. Tan sólo el delito de asociación delictuosa, según el artículo 370 del Código Penal, establece una sanción de 20 años de cárcel.

Por lo mismo, no fue extraño que gente como Yassir Vázquez Hernández, ex alcalde Tuxtla Gutiérrez; James Gómez Montes, ex secretario de Salud; los hermanos Mauricio y Carlos Perkins Cardoso; Antonio Gamboa López; Mayda Guerrero, prima del exgobernador y Nemesio Ponce Sánchez, ex subsecretario de Gobierno, hayan abandonado el estado sabiéndose en la mira de la justicia por ser responsables del mayor atraco que haya vivido Chiapas en la historia contemporánea.

La información que circuló en ese entonces era que algunos de los sindicados se escondieron en las lujosas mansiones que adquirieron o construyeron con dinero de los chiapanecos en Estados Unidos, especialmente en el estado de Indiana.

Otros se fueron a radicar a distintos estados del país, como Guerrero, Querétaro, Hidalgo o Morelos. Como fue el caso de Yassir Vázquez, quien por un tiempo presumió ser asesor del gobernador de esa entidad, Cuauhtémoc Blanco, y después pasó a ocupar un puesto en la administración del morenista Miguel Barbosa, que lo terminó echando a patadas de Puebla. Ahora, según corrillos políticos, se oculta en una lujosa residencia en ese mismo estado, cuando antes de llegar a formar parte de la pandilla sabinista vivía en una casa de interés social y tomaba cervezas en la cantina El Tubazo, ubicada en la colonia Las Palmas, en el lado oriente de la capital chiapaneca.

Otros más terminaron refugiándose en departamentos en Miami o en lujosos condominios como el de la Torre Acqua, ubicada en el Century Resorts Acapulco, frente al Centro Internacional de Convenciones de Acapulco, donde Juan Sabines tiene un departamento.

En las investigaciones realizadas por la hoy Fiscalía General de la República, también participó la Auditoría Superior de la Federación, pero por razones extrañas fueron congeladas.

LO QUE SE SABE

Sin embargo, de acuerdo a las pesquisas se conoce que Mauricio Perkins, mano derecha de Sabines Guerrero, estuvo involucrado en diferentes actos de corrupción, como en la desaparición de 400 millones de pesos y en la autorización de otros 900 millones para obra pública que se cedió por adjudicación directa a constructoras fantasma de Oaxaca y Veracruz. Asimismo, dio la instrucción para que no se entregaran más de 3 mil 300 millones de pesos al Sistema de Administración Tributaria, correspondiente al pago del Impuesto Sobre la Renta.

Por las mismas investigaciones, se sabe que Nemesio Ponce, brazo ejecutor del exgobernador, pasó de la mendicidad a la riqueza. Martha Jiménez, su esposa, hizo todo tipo de negocios en el DIF estatal. Y uno de sus hijos es hoy un próspero empresario que ha sido evidenciado teniendo negocios millonarios con el Gobierno Federal.

Desde su posición en la Subsecretaría de Gobierno, ordenó a las entonces autoridades de la UNACH pasar por encima de la Ley Orgánica de la Universidad para otorgarles plazas a sus hermanos Federico y Miguel Ponce Sánchez, quienes sin el perfil requerido se desempeñan como catedráticos de tiempo completo violando los derechos de otros docentes que cumpliendo con la antigüedad tienen varios años intentando alcanzar ese beneficio.

Antes de que Sabines fuera gobernador, Nemesio vivía en un cuartucho en la colonia Gertrudis Sánchez en Gustavo A. Madero, Ciudad de México, se desempeñaba como camillero en un hospital y vino a Chiapas sin un centavo en un viejo Pointer color rojo. Hoy, sin embargo, tiene muchas propiedades. Una de ellas es la mansión que construyó por el rumbo del Tecnológico de Monterrey, en Tuxtla Gutiérrez, que cuenta con amplios jardines, salón especial con mesa de billar, cava climatizada y alberca.

También tiene un departamento en Polanco, donde vive su hijo Alberto Marlon Ponce Jiménez, y uno más en Cancún. Y nada más entre estos dos inmuebles, Nemesio Ponce tiene una fortuna por casi 28 millones de pesos.

EL EXSECRETARIO DE HACIENDA

En este recuento no podemos olvidarnos de otro exfuncionario muy allegado al hoy cónsul en Orlando, Florida, que también tejió una red de corrupción que saqueó dinero de todos los rubros y dependencias del gobierno. Hablo de Carlos Jair Jiménez Bolaños Cacho, el veracruzano que quiso hacerse pasar por chiapaneco para obtener una diputación federal y que entre los cargos que ocupó en el sabinato está el de secretario de Hacienda.

Bolaños Cacho está acusado de fraude por un desfalco de 105 millones de pesos que no comprobó por supuestos pagos millonarios que hizo sin la orden correspondiente a cuatro empresas constructoras, algunas establecidas fuera de Chiapas y que son propiedad de algunos exgobernadores. Por lo cual, la Secretaría de la Función Pública le abrió una investigación, la número 355/DR-A/2013. Además, cuenta con dos averiguaciones previas en su contra, las 191/2013 y 193/2013, en las que con otros 24 exfuncionarios de la administración sabinista está implicado en varios delitos.

Hay que recordar que antes de trabar relaciones con el exgobernador Juan Sabines, Bolaños tenía una vida muy modesta, sin lujos ni excentricidades. Estaba al frente del despacho S&H Consultoría, que a mediados de 2007 firmó un contrato con el Gobierno de Chiapas para hacerse cargo de la bursatilización de los fondos del Impuesto sobre Nómina, y que se implementó mediante la emisión de certificados bursátiles a través de un fideicomiso.

Según el contrato, la operación sería por 4 mil 200 millones de pesos, pero terminó siendo por 5 mil millones. Nada más por realizar la emisión de dichos certificados, el 28 de junio de 2007 Bolaños Cacho recibió por comisión 70 millones 825 mil pesos que fueron depositados a la cuenta 92-00083796-0 del banco Santander, que era el equivalente al 0.75% del monto total de la emisión, más gastos de IVA.

Aparte, le fueron cubiertos los gastos por copias de documentos, llamadas de larga distancia, boletos de avión, gastos de paquetería, búsqueda de información, transmisión vía fax, honorarios de notarios, honorarios de corredores públicos, entre otros.

En premio, Sabines lo nombró subsecretario de Ingresos el ocho de agosto del mismo año y el seis de junio del 2008 fue elevado al cargo de secretario de Hacienda. Después de eso estuvo envuelto en toda una cadena de corrupción.

Lo que actualmente se sabe de él es que lleva una vida de jeque en el estado de Quintana Roo, donde consuetudinariamente come en restaurantes exclusivos, se emborracha en los antros de moda y hace paseos en altamar en lujosos yates, junto con su pareja, una jovenzuela que se cree influencer.

Ojalá que en los próximos días que el presidente Andrés Manuel López Obrador estará de gira por Chiapas, se acuerde que los chiapanecos tenemos hambre y sed de justicia por el atraco que estos exfuncionarios cometieron en contra de Chiapas, que supera los 40 mil millones de pesos.

@_MarioCaballero

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.