• Spotify
  • Mapa Covid19

La confianza de Monreal

Letras Desnudas

Mario Caballero

Interesantísima la entrevista de Ricardo Monreal Ávila al Diario de Chiapas.

Si una columna reciente de Salvador Camarena en El Financiero afirma que tiene una gran oportunidad para fortalecerse en la carrera presidencial lanzándose como líder de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, lo cual le daría representación a nivel de los tres poderes de la Unión y mayor acercamiento con el jefe del Ejecutivo, el zacatecano ha dicho para esta casa periodística que más allá de eso está confiado de ganar la candidatura a la presidencia de la República pese a haber sido excluido de los actos públicos de Morena y de no estar considerado entre las “corcholatas” del presidente López Obrador.

¿A qué se debe la confianza de Ricardo Monreal?, quien además dijo “quiero ser el presidente de la reconciliación nacional, una vez que llegue la convocatoria me voy a inscribir y sé que les voy a ganar a la buena; es un momento clave en la transición política y a pesar de que no me mencionan (en Morena) estoy tranquilo porque sí vengo de territorio, sí conozco el país y tengo un proyecto realista”.

TRABAJO POLÍTICO

Son muchos los factores por los que el coordinador de la bancada de Morena en el senado puede estar confiado. Como él mismo lo dijo en la entrevista, tiene más de 40 años de trabajo político, en el que ha recorrido el país de frontera a frontera. Igual que Lázaro Cárdenas y el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, ha sido de los pocos políticos que ha recorrido todo el territorio nacional. Conoce las necesidades de la gente, de cada estado de la República, de cada sector de la población.

En esto aventaja a los demás que buscan la candidatura presidencial de Morena. Porque, ¿cuándo hemos visto, por ejemplo, a Claudia Sheinbaum caminando por las calles de Chiapas? Sabiendo que es una mujer aristócrata, que siempre se ha codeado con la élite y no con la gente pobre, nunca ha tomado pozol con manguito verde y jamás ha bailado al son de la marimba.

O, por otro lado, aparte de su visita reciente en un acto meramente proselitista, ¿cuándo antes habíamos visto a Marcelo Ebrard empolvar sus elegantes mocasines y sudar por las calles de Chiapas? Él, que tanto ha dicho abogar por los migrantes centroamericanos, haitianos y africanos que llegan al estado esperando alcanzar el sueño americano, ¿por qué no vino a Chiapas a cerciorarse de las condiciones en que ha vivido esta gente en la frontera sur?

El canciller sólo vino a Chiapas por la necesidad de conseguir adeptos entre los chiapanecos, el voto de confianza que lo catapulte a la candidatura. En pocas palabras, de no ser por sus ambiciones políticas, jamás hubiera puesto un pie aquí, ni siquiera como turista.

Caso contrario al de Ricardo Monreal, quien ha recorrido el territorio chiapaneco en presentación de sus libros, realizando gestiones para los productores del campo, como ponente en foros académicos, como invitado en actos políticos, en acompañamiento de candidatos a cargos de elección popular, en fin, conoce a Chiapas y a su gente; su cultura, su historia, sus tradiciones; sus necesidades y problemáticas sociales.

De igual manera, identifica la necesidad de la gente de Nuevo León; la crisis de seguridad de los estados de Michoacán, Zacatecas, Tamaulipas, Sinaloa, entre otros, donde el narcotráfico ha instalado su poderío de sangre y fuego; el abuso de poder que padecen en el estado de Veracruz; el desencanto por el gobierno morenista de la Ciudad de México y por lo cual el partido perdió la mitad de las alcaldías el seis de junio del año pasado.

Aparte, al tener un acercamiento con la gente y con las bases morenistas de todas las entidades de México, Monreal ha logrado un gran respaldo social y político. En consecuencia, tiene una sólida estructura política, trabajada durante muchos años.

TIENE PROYECTO DE GOBIERNO

Eso, por un lado. Por el otro, tiene ya un proyecto de gobierno. Mientras el resto de las corcholatas luchan por alcanzar la candidatura, Monreal ya sabe lo que quiere para el país, lo que será prioridad de su gobierno, cómo va a trabajar para lograr los resultados esperados y ha dejado en claro que buscará la reconciliación del país. Esto también habla de la confianza que tiene en sí mismo y de la percepción que tiene de la realidad de México.

Pues en no pocas ocasiones ha criticado las decisiones del gobierno y de su partido. Eso no lo vuelve un traidor al movimiento. Todo lo contrario, demuestra que es un político congruente, con ideales, con principios y de gran estatura y calidad moral.

Impecable el hecho de que haya señalado que sus compañeros de militancia están saltándose la normatividad electoral al hacer actos anticipados de campaña. Es un acto de responsabilidad y un llamado a actuar conforme a la legalidad que nos rige. Si tanto dijeron que serían diferentes, lo dicho por Monreal tan sólo los invita a cumplir con la promesa.

En la misma entrevista, dijo que para para poder aumentar la productividad en Chiapas hace falta fortalecer la política social, el eje del campo, el apoyo a los productores, a todo el sector que pone los alimentos en la mesa.

Para la situación de inseguridad que atraviesa el país, ha mencionado que la seguridad pública es uno de los pendientes de México y, por lo mismo, es necesario revisar la estrategia del gobierno.

El proyecto de nación del zacatecano va en el sentido de darle continuidad a la transformación inspirada por el presidente Andrés Manuel López Obrador e incluye aspectos como consolidar un sistema de bienestar universal y aplicar una política social integral con acciones, programas y estrategias para dar solución a los problemas sociales más complejos que enfrenta México, como la pobreza, marginación, carencias en el sector salud y hambruna.

Propone, también, una reforma fiscal integral que fortalezca la hacienda pública local, donde se modernicen los registros catastrales municipales, lo cual facultaría que la recaudación del Impuesto Predial corra a cargo de los estados y no de los municipios, lo que podría generar hasta un 3% del Producto Interno Bruto (PIB).

¿LO ENTENDERÁN?

En ese arraigo social y respaldo político de Ricardo Monreal, deberían estar pensando en Morena. Ahora que estuvo en Chiapas, logró reunir a más de 10 mil personas en un acto público. Lo cual ningún otro aspirante morenista ha logrado hacer y ningún otro presidenciable en años anteriores, con la excepción de AMLO claro.

Monreal, sin lugar a dudas, puede darle al partido la continuidad que merece y necesita. Sabe ganar elecciones y tener gobiernos exitosos. Además, es un digno representante de la izquierda política. La pregunta es si en Morena lo ven de ese modo.

Como sea, en Palacio Nacional deberían ocuparse en poner el piso parejo para la elección del candidato presidencial. Porque en la eventual salida de Monreal, toda esa gente que lo respalda y apoya puede seguirlo si decide tomar otro camino. Sobre todo, sabiendo que el PRD y el PRI ya han considerado llevarlo como su candidato presidencial. Situación que pondría a Morena en riesgo de que uno de sus mejores militantes les arrebate la presidencia de la República.

@_MarioCaballero

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.