• Spotify
  • Mapa Covid19

Padres sin hijos, hijos huérfanos de padres vivientes

Ronda Política 

Víctor Lara 

Urge legislar diputados

A Héctor Camacho y José Luis Ochoa con respeto y afecto; «Es más fácil construir niños fuertes, que reparar adultos rotos» Frederick Douglas

Hoy es un día muy especial es el día del PADRE, La Paternidad es de quien la trabaja dijera mi Generalísimo Zapata, felicidades no hay mejor regalo para un ser humano, que la concepción y nacimiento de nuestros hijos gracias padre todopoderoso por darme esa dicha tan inmensa y sublime Frida extensión mía, Irving reflejo de mi alma los amo. Los necesito por siempre.

A las mujeres que quiero y que han sido Madre y Padre a la vez, no por elección, sino porque la vida y el destino, lo determino así, a ellas que día a día se rompen la madre, a las que tienen que aguantar horas de trabajo y luego horas de chinga en la casa con los hijos, a ellas que muchas veces, son humilladas, acosadas, que por no tener un hombre a su lado, cualquier patán quiere cama, a ellas que tienen toda la carga del sustento, que son proveedoras y administradoras, a ellas que son magas, que hacen que rinda el gasto y la comida, a ellas que se sacrifican, que anteponen antes a sus hijos, a ellas que sin tener a su compañero, han sabido salir adelante y han hecho de sus hijos gente de bien, de provecho. . . A ellas mi respeto y reconocimiento.

Tengo Familia y amigas que son superheroínas por su gran labor.

Felicidades son Ángeles sobre la tierra. 

A ellas mi reconocimiento, pero están las otras mamás, las egoístas, las cabronas, las vengativas, las que piensan con el hígado, las vengativas, rencorosas y mil veces egoístas.

Ellas las que practican como deporte diario la “Alienación parental” a ellas quienes han dejado a los pequeños sin la oportunidad de convivencia con sus papás y mamás, a ellas que han usado como moneda de cambio a sus hijos, a ellas que no les ha importado la formación amorosa y emocional de sus hijos, a ellas que como si les pagaran hacen sufrir a los papás de los niños y a los propios hijos.

A ellas que anteponiendo trámites engorrosos y por tráfico de influencias en algunos expedientes y en otros casos argumentan en los juzgados carga de trabajo, pues a cambio de dádivas o favores sexuales se prestan a esta terrible situación, en la que afectan a los niños.

El rechazo o abandono a los hijos es un medio más para dañar a la contraparte sea al papá o a la mamá. Sin embargo, diversos estudios señalan el impacto psicoemocional en los menores por el rechazo de cualquiera de sus progenitores, manifestándose hasta en su edad adulta con conductas que reflejan baja tolerancia y autoestima, falta de empatía, agresividad, etc.

Los progenitores que desean estar presentes, apoyando y contribuyendo sanamente en la vida de sus hijos, deben tener una ALTA PRIORIDAD en su solicitud, ya que el beneficio es para los menores y la sociedad en general.  

Y es que cada día se da esa terrible práctica desleal de usar a los menores, se ha convertido en la práctica más usual en los litigios de divorcio. No separar la disolución del matrimonio, del compromiso de la crianza de los hijos procreados, es el problema principal que está dejando a los menores en la indefensión total. 

Custodia, convivencia y patria potestad, parecen ser las cartas que juegan para causar un daño a la contraparte; siendo estos argumentos que, si se determinan cuidadosamente priorizando el Interés Superior del Menor y en apego a cada caso específico, los que coadyuvarán en el desarrollo integral de los menores. 

Por qué al final, no solo afectan al padre o madre, hay daño colateral a madres, padres, abuelos, abuelas, tías, tíos y familia en general que han dejado a los pequeños sin la oportunidad de convivencia con sus papás y mamás.

Lo cierto es que hay familias de por si disueltas, hay niños que corren riesgos en su formación por la falta de la figura paterna o materna.

Los menores jamás comprenderán las razones de los adultos para alejarlos de quienes ellos aman, tampoco comprenderán que las ideas inducidas para modificar la percepción de su entorno y de sus seres queridos, es un tipo de maltrato. 

Los daños colaterales se pueden manifestar paulatinamente, lastimando su infancia y repercutiendo hasta su edad adulta.

Jamás debemos olvidar que 

un hijo es el resultado de la unión de ambos padres. Es decir, les guste o no a ambos padres, el hijo es: 50% Mamá y 50% Papá. 

Cuando uno de los padres manipula para lograr una alineación parental, o cuando por su propio enojo, dolor y despecho le habla mal al niño de su otro progenitor, o cuando intenta bloquear el acceso a ese padre a manera de venganza consciente o inconsciente, lo que logra no es sólo afectar a esa mamá o a ese papá, no es sólo despojarle de un derecho, de una responsabilidad, de un privilegio justo y merecido. Sino que lo más grave y delicado, es que, al mismo tiempo, le arranca al niño la posibilidad de identificarse con ese padre, despoja a ese niño, de la vital importancia de ver, de encontrar en él mismo a ese padre. Inconscientemente crecerá «incompleto y con vacíos», con heridas en el alma que se reflejarán de muchas formas en su adultez.

Podríamos concluir con lo que publiqué hace poco: El odio y rencor no tiene género en la ruptura de una relación, muchas veces, lo que solo queda, es las ganas de joder uno al otro.

Cuando una relación termina, así como empezó, con cariño, amor y respeto, debería también terminar cuando menos, con un acuerdo cordial, sin embargo, por ahí dicen “quieres saber quién es tu peor enemigo, trata de divorciarte”.

Del amor al odio hay solo un paso, no hay límite que no se pueda romper, más cuando la relación ya está muy deteriorada. 

Toda relación es de dos, muchas veces se rompe cuando se suman otras personas más, sea por infidelidad o mamitis, una tercera persona toma el control hasta que se termina y acaba mal.

Lo peor del caso, es el grave daño colateral a los hijos, ellos se convierten en rehenes de ese conflicto, pasan a ser moneda de cambio; se convierten en trofeos, solo para alimentar el ego de gritar “me lo chingue” o “me la pelo”.

Esos niños se identifican como “HUÉRFANOS DE PADRES VIVIENTES” y es terrible e irreversible el daño causado, tanto que los marca al causarles un trauma difícil de superar. 

Ellos los niños se debaten entre que es lo mejor para ellos la madre o el padre, pues muchas veces uno habla mal del otro, jamás piensas en ellos, pues su “sed de venganza” supera el amor hacia los hijos, los ciega, irremediablemente los lleva a la larga a perderlos.

Los hijos, que supone que son lo más importante para una pareja, se vuelven moneda de cambio para lograr lo que uno quiera imponer sobre el otro. Presas del dolor, del rencor o con la maldad en la piel, las exparejas olvidan que los hijos son seres indefensos, dependientes y completamente ajenos al conflicto.

Pues esos niños crecerán y se darán cuenta de lo ocurrido y buscarán al padre o a la madre ausente por las circunstancias.

Lo anterior sale a colación por lo que está pasando un amigo muy querido, su Ex no se conforma con negarle la convivencia con su hijo, sino que vive para dejarlo en mal, le ha iniciado varías denuncias infundadas, es decir él está libre sin “ANTECEDENTES PENALES” pues estos son cuando un juez determina responsabilidad y condena a sentencia.

Así que esa mujer sigue haciéndole la vida imposible, no le permite ver a su hijo, sigue buscando apoyo de periodistas y feministas, con el afán de joder, desafortunadamente hay personas que caen en ese juego perverso y siguen jodiendo a mi amigo. 

Saben que es lo más chingón que él es feliz con su pareja actual, tienen una niña hermosa y una relación excelente. 

¡¡Amigo mi solidaridad para ti!!

NO MAS NIÑOS HUERFANOS DE PADRES VIVOS

Feliz Día del Padre a quienes día a día, han aprendido a ser ese ser maravilloso, ese súper héroe y el más grande para sus hijos.

Soy feliz de tener dos hijos maravillosos a quienes amo por sobre todas las cosas y amare aún más allá de esta vida.

Los momentos y vivencias que he vivido con ellos están labrados con el cincel del respeto sobre la piedra del amor.

Gracias Padre eterno por darme esa oportunidad y por permitirme dar y recibir mucho amor de ellos, mi extensión de vida, mi motor y mi justificación de vida.

Lo amo Irving y Frida… 

No se puede perder el placer de saborear el aromático Café Mándala, Es un café con certificado orgánico y comercio justo, del Consorcio social del café mexicano AC, informes de venta al 9611964450 y 9611280841, pruebe y no se arrepentirá… Bueno pues hasta aquí la ronda, primero Dios nos leemos la próxima, recuerda solo para tus ojos.

vimalalo@hotmail.com

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.