• Spotify
  • Mapa Covid19

Atendamos la Sostenibilidad Cultural

Roger Heli Díaz Guillén
Chiapa de Corzo, Chiapas
El Patrimonio cultural es un motor de sostenibilidad del desarrollo de los pueblos del mundo, pero este, en materia artesanal, arte, celebraciones y expresión culinaria, debe trabajar en esquemas para su sostenimiento, configurando el círculo de su producción a partir de la materia prima necesaria.
Para hablar de ello, destacaré cuatro expresiones culturales del pueblo histórico y cultural Chiapa de Corzo como es la Laca, los dulces regionales, enramas y/o zomé, y el tallado de madera para creación de máscaras de Parachico; que se sostienen a partir del interés de los artesanos como agentes culturales, sin contar con programas o planes que garanticen su sostenimiento.
La Laca chiapacorceña se encuentra amenazada por pinturas plásticas ante la falta de la materia prima, que consiste en un ser vivo animal denominado “Cochinilla” que se reproduce en arboles de jocote entre otros, del cual se obtiene el colorante y consistencia de la Laca.
Su sostenimiento se basa en la creación de una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) normada por la Ley general de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, cuyo objeto sea reproducir este ser vivo en espacios idóneos -creando un ecosistema favorable para tal efecto- que debe ser atendido de manera prioritaria en la responsabilidad de la protección y sostenimiento de esta expresión cultural inmaterial.
En la cultura culinaria, es innegable que muchos compramos dulces regionales, tamales y alimentos sin preguntarnos dónde y cómo se produce la materia prima como el maíz, jocote, camote, yuca, frijoles, etc.; siendo sustantivo el atender el proceso de producción de productos alimenticios que garanticen la continuidad de creación de la cultura culinaria, mediante un padrón de productores y artesanos transformadores, programas de subsidios y mecanismos de coordinación comercial entre ellos y en el mercado.
Las enramas representan la unidad y ofrenda a santos y deidades en la religión católica, que se construyen con un método de adorno vegetal y amarrado de lazos en un madero, de donde penden frutas y dulces; siendo un insumo básico las hojas de un árbol denominado “Tempisque”, que actualmente en el pueblo existen de dos a tres árboles localizados en propiedades privadas; siendo sustantivo el promover un programa de siembra de estos árboles en lugares estratégicos, que suministren la materia prima de esta expresión cultural.
Respecto a los artesanos que esculpen la madera, es innegable la falta de programas que identifiquen superficies, productores de recursos maderables y artesanos, para efecto de establecer los acuerdos para la suministración de la madera como insumo básico de esta actividad artística artesanal; apoyado en esquemas de subsidios y contratos que permitan un flujo comercial justo y oportuno.
Los patrimonios culturales deben identificarse y trabajarse en las amenazas que ponen en riesgo su continuidad y sostenibilidad, atendiendo la base de su existencia en su entorno biodiverso y territorial, así como su protección legal como propiedad colectiva.

¡Abro hilo!

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *