• Spotify
  • Mapa Covid19

Emotivo Homenaje a José Luis Castro

Reproducir vídeo

Luis R. Gordillo
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

El pasado viernes 3 de marzo, en la Casa de la Cultura ‘Luis Alaminos Guerrero’, se rindió emotivo y merecido Homenaje a quien fuera el Cronista Oficial de Tuxtla Gutiérrez: el querido e inolvidable maestro José Luis Castro Aguilar, en su segundo aniversario luctuoso.
Tanto la familia, como integrantes del medio cultural, nos dimos cita en el céntrico recinto para mantener viva la obra de uno de los más grandes Hijos Predilectos de esta capital.
El acto fue presidido y conducido por la maestra Socorro Trejo Sirvent, directora de esta Casa de Cultura que innumerables veces visitó el Homenajeado y donde hoy, un aula lleva tanto su nombre, como su imagen.
Su hijo, Julio César Castro García, fue el primer ponente, recordando parte de la trayectoria del Maestro y leyendo la cuasi desgarradora carta que Joselito le escribiera a Castro Aguilar hace dos años, luego de su partida.
La primera mesa continuó con la participación de la maestra Sarita Martínez, quien volvió a presentar su propuesta de hace un año: la creación de un Reconocimiento con el nombre de José Luis Castro Aguilar, para impulsar la obra realizada por creadores en la Crónica y otras áreas literarias. Esperamos que su voz sea escuchada, lo cual será un acto de justicia.
Esta parte del Homenaje concluyó con la participación de quien esto escribe, tras lo cual se dio paso a la segunda mesa, donde se contó con los mensajes vertidos por el maestro Alejandro Sánchez Flores, Manuel Jiménez y Rocío del Carmen Castro García, hija del desaparecido maestro.
Un pequeño pero hermoso detalle, fueron los separadores de libros que se obsequió a los asistentes, con poemas escritos por José Luis Castro, quien dejó una vasta y enriquecedora obra no solo como Cronista, sino también como Escritor, Cuentista y por supuesto: Poeta.
Reitero mi gratitud a la familia y a quienes organizaron tan hermoso acto, por el honor de recibir su invitación a participar; y cierro estas líneas con las mismas palabras con que cerré mi participación: Sé que allá arriba, donde él está ahora, se le ama tanto como se le ama aquí.
¡Dios te siga bendiciendo, maestro José Luis!

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *