• Spotify
  • Mapa Covid19

Le magistrade Ociel Baena y la que juzgue

Francisco Félix Durán Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

“Vivan la vida porque vida solo hay una, sean personas felices, vivan para ustedes, no en el estereotipo de la heteronorma y el patriarcado, hay que ser libres, venimos a esta vida a disfrutarla y la que juzgue”, fue uno de los mensajes que en vida dio le magistrade del Tribunal Electoral de Aguascalientes, Jesús Ociel Baena y que en realidad tenía la convicción de cumplir.
En Saltillo, Coahuila, que es su lugar de nacimiento, tuve la oportunidad de conocerle y percatarme de su autenticidad. La persona feliz que se mostraba en redes sociales, con expresiones y vestimenta que en realidad eran una protesta, no solo eran parte de su discurso político público sino de su cotidianidad, esa que inspiró a muchos como elle a seguir sus pasos y demostrar que el verdadero valor de las personas, tanto de manera profesional como social, en nada tienen que ver con su género.
En ese contexto, para las y los que no están enterados, le magistrade fue asesinade por su pareja, Dorian Daniel Herrera, quien después se quitó la vida con la misma arma. No hubo participación de ninguna otra persona y existen videos que lo demuestran, ya que se tienen grabaciones desde su llegada al Aeropuerto de Aguascalientes hasta el arribo a su domicilio. Esto que acabo de escribir es la versión oficial de la Fiscalía y se lee como la clásica respuesta a los crímenes de odio, basándose en un posible crimen pasional y caso cerrado.
¿Pero en realidad fue asesinade por su pareja o alguien más los atacó? El ser una persona autentique le trajo muchos enemigos a le magistrade, su familia solicita se investigue como un crimen de odio, señalando que días antes había recibido amenazas de muerte, pero lamentablemente cuando los prejuicios y la política se mezclan, la salida más sencilla es la de los comunicados oficiales.
Es así, como conversando con el presidente de la Asociación Unidos Diferentes, Héctor Estrada Avelar, señaló algunos datos muy interesantes, partiendo de que México es el segundo país más violento para la diversidad en América Latina, hasta el hecho de que no se tienen cifras exactas de asesinatos a miembros de esta comunidad, debido a crímenes de odio, ya que, al momento de llevar a cabo las pesquisas, el género con el que se identificaba la persona no es tomado en cuenta.
Por lo tanto, Héctor Estrada señala que le magistrade es una pérdida muy fuerte para la comunidad LGBT, debido a que rompió paradigmas que, a través de su expresión de género, representaba una protesta viva en torno en cómo se concibe a comunidad y a la población diversa, demostrando que las expresiones de género pueden estar en cualquier ámbito de los espacios públicos y privados, respetando a las personas tal cual son.
“La violencia contra la diversidad es un odio y un prejuicio social que está oculto, aunque ya no se dice por temor a recibir críticas o señalamientos existe, basta el mínimo pretexto para que salga este odio y los comentarios en redes sociales son una muestra de esto”, concluyó el presidente de la Asociación Unidos Diferentes.
La conclusión de la conversación y que considero muchos coincidirán con nosotros, es que esperamos se esclarezca la realidad del crimen y existan elementos fehacientes que nos convenzan, además de que es importante legislar el tema de la identidad al momento de que una persona sea víctima de un crimen, con el propósito de tener datos veraces de los crímenes de odio en nuestro país y generar políticas públicas reales para erradicarlos.
Es importante señalar que, le magistrade Jesús Ociel Baena, fue la primera persona no binaria en la magistratura electoral en México, además de ser la primera en recibir el título de “maestre” y el primer pasaporte no binario en nuestro país… y la juzgué.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *