• Spotify
  • Mapa Covid19

Toca ganar

Agencias
Diario de Chiapas

Un sistema inapropiado, juego aburrido, victorias sin brillo… Son solo algunas de las críticas que la Selección neerlandesa está recibiendo en su país por el fútbol que está practicando en la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022.
A pesar de las críticas, o precisamente como consecuencia de las mismas, Países Bajos ha superado una ronda eliminatoria de un gran certamen por primera vez desde Brasil 2014 y se enfrentará en cuartos de final a una Argentina con la que ya se vio las caras en las semifinales de la cita brasileña, cuando la escuadra naranja sucumbió en la tanda de penales. Los dos combinados afrontan así el que será su sexto enfrentamiento directo en la historia de la Copa Mundial de la FIFA, un clásico superado únicamente en frecuencia por los emparejamientos Brasil-Suecia y Alemania-Argentina, que se han registrado en siete ocasiones cada uno. Los duelos entre argentinos y neerlandeses siempre han resultado extremadamente disputados y emocionantes, y para certificar esta afirmación basta simplemente con recordar la final de la Copa Mundial de la FIFA 1978 y el legendario encuentro de cuartos de final que ambos conjuntos protagonizaron en 1998.
En la rueda de prensa previa al partido que se jugará el viernes, Louis van Gaal realizó las siguientes declaraciones: “El fútbol ya no es como en 1998, cuando se jugaba de una manera más abierta que ahora. Nuestro deporte ha evolucionado desde aquel entonces”.Sería difícil encontrar una forma más adecuada de describir el fútbol moderno, como pueden atestiguar países con la tradición futbolística de España y Alemania.
Por muy triste que pueda resultar para aficionados neerlandeses, el fútbol total de los años setenta forma parte del pasado y no encaja con un juego moderno donde la táctica lo domina todo. Lo importante es introducir la pelota en el arco contrario y ganar, por lo que el romanticismo de otros tiempos se ve hoy desplazado por un pragmatismo sin paliativos.
En el desierto catarí, la Selección neerlandesa se está distinguiendo por su solidez defensiva y su eficacia ante el marco rival. De hecho, en octavos de final frente a Estados Unidos, Países Bajos no entró en el partido hasta que Memphis Depay logró casi de la nada un tanto que permitió al conjunto naranja pasar a hacerse con el control del choque. Y cuando decimos control no nos referimos a que los pupilos de Van Gaal dominas en el juego, sino que, dejaron que el combinado estadounidense practicase su fútbol sin concederle ocasiones.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.