• Spotify
  • Mapa Covid19

Sheinbaum será la carta fuerte; Ebrard, a remar contra corriente

Lo que sucederá el domingo en la Ciudad de México, cuando la crema y nata del partido Morena se reúnan para definir los lineamientos para elegir a su candidato al gobierno de la República para las elecciones de 2024, sin duda que tendrá un efecto dominó en todo el país, sin dejar de mencionar al estado de Chiapas.

Lo de mañana será el comienzo de una rebatinga por el poder que no tendrá límites, pese a los esfuerzos de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, quien es al final de cuentas, el que controla y decide todo lo que se haga al interior de Morena.

La encuesta será el método para la elección de su candidato o candidata. De ello no hay duda, lo ha reiterado en todo momento el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, y reafirmado el presidente mexicano.

De ahí que la única que está muy contenta es Claudia Sheinbaum, jefa de la Ciudad de México, pues desde un inicio se vio la cargada hacia su persona por la sencilla razón de que “es tiempo de las mujeres”.

Se comparta o no esto de la paridad de género, si bien es cierto que ha sido el prototipo y el mensaje que el mandatario ha metido en la cabeza a los del guinda, para muchos la capacidad de negociación, presencia y experiencia necesaria para augurar un buen desempeño podría estar mejor en un Marcelo Ebrard Casaubón, Ricardo Ávila y el mismo Adán Augusto López Hernández.

Sin embargo, fuera de la premisa de que les corresponde a las mujeres tener una presidenta de México, el volado ya se echó y háganle como quiera, pero de que la señora Sheinbaum Pardo será la ganona, eso ya nadie lo duda.

Tan es así que el propio presidente de la Junta de Coordinación Política de los senadores, Ricardo Monreal, ya reconoció entre líneas que la cargada tiene un destinatario que es la jefa de Gobierno. Además, su reunión con el presidente de México confirma lo que le decimos.

Sin que lo diga de forma abierta, Monreal se ha alineado a lo que le ordenó el presidente mexicano, pues es de hombres inteligentes reconocer que no tiene la simpatía presidencial. Su tozudez que mostró meses atrás hoy se ha convertido en un ser obediente que cooperará hasta lo último para que el poder de Morena continúe y no haya divisiones.

No se dice lo mismo del titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, hasta hoy, pues el lunes ya habría dejado el poder para iniciar campaña, disfrazada, claro está, rumbo a la presidencia de la República, buscando que la aprobación de la ciudadanía se vea reflejada en sus respuestas que le formularán en la encuesta o encuestas que aplicará Morena para sacar a su candidato.

Hasta ahora se ha hecho manifiesto que el único “rebelde” con causa ha sido el canciller, quien a lo largo del destapé que hiciera el presidente de sus corcholatas ha dejado en claro que no ha habido piso parejo y la cargada ha sido en favor de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Vale decir que, desde el domingo, el canciller inicia una gira por todo el país. En Chiapas, primer punto de su recorrido, tendrá varias reuniones. Habría que ver si para ese entonces su coordinador de campaña en la entidad, como se autodenominó el tristemente ex gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, ya renunció como Cónsul de Orlando Florida, pues de inicio podría pensarse que se estarán utilizando recursos del gobierno federal para desviarlos a la campaña de Ebrard.

Esto no es de mutuo propio sino del que dejó en bancarrota a Chiapas y se llevó más de 19 mil millones de pesos, aunque también se maneja que en realidad fueron cerca de 40 mil millones. Sabines ha manifestado su abierta simpatía por Ebrard, y en este caso, el aun representante diplomático de México tendrá que exigir, si es que en realidad estará en su equipo, la renuncia de Sabines, como lo hicieron ya, algunas funcionarias de la Secretaría de Relaciones Exteriores que han manifestado que se irán con Marcelo para disputar la silla presidencial.

De lo que, si estamos seguros, es que, en la plenaria del Consejo político nacional de Morena, lo primero que tienen que procurar es que no haya división, que haya reglas claras. Sin embargo, creemos que la suerte ya está echada y no habrá un paso atrás para que Claudia Sheinbaum sea la elegida como la candidata nacional de Morena a la presidencia de la República.

Dependiendo de que se confirme este acuerdo, las rupturas entre los diversos grupos al interior de Morena empezarán a salir a la luz pública, un tema por el que tendrá que trabajar mucho la dirigencia estatal.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *