• Spotify
  • Mapa Covid19

Adultos mayores: contra la soledad no hay pastillas

Marco Alvarado/Diario de Chiapas
Los adultos mayores son susceptibles a una enfermedad que no tiene tratamiento: la soledad.
“Nos ven como un mueble viejo, como si ya no fuéramos parte de la vida. Para nosotros, para los que llegamos a la edad que tengo, 82 años, la soledad es la peor enfermedad que podemos adquirir porque no hay pastillas que puedan aliviarla”.
Martha Gordillo cuenta que la soledad le pega algunos días, porque sus seis hijos, 17 nietos y cinco bisnietos apenas tienen convivencia con ella. No es por abandono, es porque “cada uno ha hecho su vida, y por el trabajo tienen que vivir fuera”.
Cuando la visitan dice que su corazón “revolotea”, y cuando le toca pasar días sin compañía se vuelve pesado, aunque ella encontró en las palabras una forma para desahogar sus emociones, y esto lo llevó a escribir poemarios.
“Conmigo vive un amigo de 83 años que también ‘padece’ de la soledad. Nos hacemos compañía en la casa; él hace artesanías y yo escribo, pero pocos abuelos y abuelas pueden hacer esto, a muchos los abandonan porque ya no quieren escuchar sus palabras ‘anticuadas’”.
El tema de este 2022 para el Día Internacional de las Personas Mayores, celebrado este 1 de octubre, es “La resiliencia de las personas mayores en un mundo cambiante”.
En México, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición (ENOEN), para el segundo trimestre de 2022 se estimó que residían 17 millones 958 mil 707 personas de 60 años y más, consideradas adultas mayores. Lo anterior representa 14 por ciento de la población total del país.
Actualmente, la mayoría de las personas ocupadas de 60 años y más laboran por cuenta propia, un 49 por ciento, le siguen las y los trabajadores subordinados y remunerados, 38 por ciento, sin embargo, 70 por ciento de las personas adultas mayores ocupadas trabaja de manera informal.
¿Y cómo se sienten los adultos mayores en los entornos urbanos? Pese a que en México siete de cada 10 personas adultas mayores vive en zonas urbanas, hay una tendencia en la urbanización que puede llegar a afectar directamente la salud y la participación de las personas en su entorno, debido a la inseguridad, contaminación, barreras ambientales y falta de recursos, reconoció el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam).
Sobre este aspecto, Saraí Alejandre opinó que en Tuxtla Gutiérrez hay “algunos” pero insuficientes lugares para que los adultos mayores se reúnan o socialicen con seguridad.
“El Parque de la Marimba, el Parque San Marcos o el Cinco de Mayo, pero realmente no están pensados para las poblaciones más grandes, espero que algún día los mayores tengamos espacios donde podamos compartir todo lo que aprendimos en la vida”.
Sobre esto comentó que otro punto que vulnera a los adultos mayores es el miedo por la inseguridad “porque cae la noche y es difícil caminar uses o no uses bastón, ni qué decir de los robos, al menos yo salgo con una morrallita y un teléfono sencillo, pero hasta eso te quitan”.
Hay una necesidad reconocida de construir ciudades que sean “amigables” con las poblaciones que envejecen y que necesitan de entornos que les permitan desarrollar y mantener la capacidad física, mental y funcional.
Asimismo, que estos entornos puedan servir para fomentar la solidaridad entre generaciones dentro de las comunidades, para reforzar las relaciones sociales y los vínculos entre las personas de todas diferentes edades.
En este contexto, el Inapam resaltó que las poblaciones envejecen y los entornos se transforman a un ritmo acelerado, por lo que es importante construir y garantizar entornos de vida favorables que permitan a las personas ejercer plenamente su derecho a una vida digna, libre de violencia, segura y saludable, para envejecer con salud y bienestar.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.