• Spotify
  • Mapa Covid19

Altruistas motorizados

Invitaron a la población a unirse a estas causas sin importar si gustan de este medio de transporte, sino por el simple placer de ayudar a los que más lo necesitan.

Adriana Santos / Diario de Chiapas
De aspecto rudo, pero con un gran corazón, cerca de 50 motociclistas chiapanecos se reunieron para realizar una labor altruista a las afueras del Hospital General “Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza” de Tuxtla Gutiérrez: llevar un poco de alimentos a las familias de los pacientes internados.
Lo que comenzó como una acción para ayudar a uno de sus compañeros tras quedarse sin empleo se convirtió en una acción significativa que permitió alegrar por un momento a las personas que pasan horas, e incluso días enteros a las afueras de este nosocomio para esperar noticias de sus seres queridos.
“Me quedo sin empleo a raíz de unas situaciones que se dieron en la empresa, busqué trabajo y lamentablemente la situación ahorita no está muy buena”, compartió en entrevista Jorge Roberto Laines Becerra.
A través de redes sociales publicó que vendía donas, donde las y los demás motociclistas le respondieron comprándolas.
“Como estamos en un grupo donde realizamos ciertas acciones de ahí salió la iniciativa; ellos dijeron le consumamos y las vayamos a donar a los hospitales, a la gente que está afuera esperando a sus enfermos”, añadió.
Es así como cargados de unas 200 donas elaboradas por Roberto, pan, café, aguas frescas y ganas de ayudar, arribaron a este hospital a bordo de sus motocicletas y enfundados en sus chalecos distintivos para compartir un poco con las personas.
Hace 20 días que Gerardo Cruz y su esposa Leticia Mazariegos se mantienen afuera de este lugar esperando que su pequeño hijo mejore y puedan llevarlo de vuelta a su casa en la comunidad de Villa de Guadalupe, cerca del municipio de Acala. Estas acciones les “alivianan” un poco la espera pues para ellos es difícil costear los alimentos día con día.
“La verdad sí ayuda bastante porque viene gente que son buena. Nos ayuda bastante un vasito de café o una torta que nos regalen ayuda harto porque aquí se gasta, a veces hasta 120 pesos diarios entre mi esposa y yo”, compartió.
De pequeñas acciones pueden salir grandes resultados, es lo que añadió Humberto Romero Bustos, motociclista independiente que decidió unirse a esta actividad con doble propósito, ayudar a un amigo sin empleo y compartir parte de sus alimentos.
“Está escrito que hay que ayudar al prójimo y pues es lo que tratamos de hacer. A veces a los motociclistas nos tienen en otro aspecto de que somos groseros o mal educados”, apuntó Romero Bustos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.