• Spotify
  • Mapa Covid19

Clérigos también son víctimas

Marco Alvarado / Diario de Chiapas

Este sexenio, seis sacerdotes han sido asesinados, dos en el año en curso, de acuerdo con un informe del Centro Católico Multimedia, información que la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) hizo pública para evidenciar la violencia de la que están siendo objeto las comunidades religiosas.
Este año el sacerdote José Guadalupe Rivas, quien se encontraba desaparecido desde la tarde del domingo 15 de mayo del 2022, fue localizado en un rancho cercano a Hacienda Santa Verónica en Tecate, Baja California. Era presidente de la Casa del Migrante en Tecate.
Y el caso más reciente de los sacerdotes muertos Javier Campos y Joaquín Mora, asesinados por el crímen organizado en su iglesia el 20 de junio del 2022, en Cerocahui, Tarahumara, Chihuahua.
Además, entre los años 2021 y 2019 murieron en circunstancias violentas los clérigos José Guadalupe Popoca Soto; Gumersindo Cortés González; Juan Antonio Orozco Alvarado y José Martín Guzmán Vega.
Además, continúan en calidad de desaparecidos Santiago Álvarez, de la diócesis de Zamora, quién desapareció el 29 de Diciembre de 2012, a la fecha, nadie sabe nada.
También Carlos Órnelas Puga, quien desapareció el 3 de noviembre de 2013, y tampoco se tiene conocimiento de su paradero.
Recientemente el Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla, expresó su preocupación por la escalada de violencia en todo el país, y que en lugar de hacer frente al mal común, exista una tendencia a la terquedad por parte de algunos gobernantes, que no están escuchando los reclamos del pueblo.
Ahora es la CEM la que pide públicamente que se muestren los rostros de la violencia en México, reconociendo que hoy son cientos de miles las víctimas de homicidios; que los activistas sociales están en riesgo, y que existe una herida que sanar “y ahí está la fuerza que hoy necesita el país para construir la paz”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.