• Spotify
  • Mapa Covid19

La ignorancia es felicidad

Eduardo Ruiz-Healy

El dicho inglés ignorance is bliss (la ignorancia es felicidad) se origina en un poema del inglés Thomas Gray (1716-1771), que en uno de sus versos dice: “Donde la ignorancia es felicidad, es una locura ser sabio”. Se usa para describir a alguien que por no saber que existen cosas mejores acepta como normales y hasta buenas las que conoce.

Hace unos años una persona que colaboraba conmigo y que nunca había salido de México me dijo que no entendía por qué me quejaba tanto de que hubiera tantos baches en las calles y que las banquetas estuvieran deterioradas. “Ni que las cosas fueran diferentes en otros países”, aseguró.

Le contesté que en muchos países los baches y las banquetas derruidas no eran usuales. Me respondió que no lo creía y así concluyó nuestra plática.

Meses después, se le presentó la oportunidad de ir a visitar a unos familiares radicados en California. Lo animé a que fuera a verlos y así decidió viajar al extranjero por primera vez en su vida.

Días después de que regresara a México le pregunté qué le habían parecido los sitios que visitó. “Muy bonitos y… tenía usted razón, no todo es como aquí. Allá las calles no estaban llenas de hoyos y sobre las banquetas mi prima podía empujar sin problemas la carriola de su bebé”, me contestó, a lo que yo solo le dije que los viajes ilustran.

Y así como este excolaborador pensaba hace algunos años, piensan hoy millones de mexicanos que nunca han tenido la oportunidad de experimentar en carne propia los servicios públicos de países en donde hay más desarrollo, más equidad y mucho menos corrupción y que, tal vez por ello, consideran que son buenos los servicios públicos que les proporcionan las autoridades federales, estatales y municipales.

Lo anterior queda en evidencia de acuerdo con algunos datos que arroja la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2021 elaborada en noviembre y diciembre del año pasado por el INEGI y difundida el martes pasado.

Por ejemplo, 71.3% de la población está satisfecha con el servicio de educación pública primaria, secundaria y preparatoria y lo está porque desconocen la alta calidad de los sistemas educativos de otros países e ignoran la baja calidad del sistema mexicano.

Por ejemplo, seguramente muchos ignoran que en la más reciente evaluación PISA realizada en 2018 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) entre estudiantes de 15 años de 78 países, los estudiantes de México ocuparon el lugar 53 en habilidad lectora, el 61 en matemáticas y el 57 en ciencias, lo que indica que no estarán lo suficientemente bien preparados para poder competir y prosperar en una economía cada vez más compleja y competitiva en la cual los conocimientos de una persona serán su principal activo. El destino tampoco favorecerá mucho a aquellos que ingresen a alguna de las entre 5017 y 5343 instituciones de educación superior, la mayoría de ellas de baja calidad académica.

A los gobernantes mexicanos de ayer y hoy les ha sido muy conveniente aprovecharse de la inocente ignorancia de la mayoría de los mexicanos para proporcionarles servicios públicos malos. Han entendido muy bien que la ignorancia es felicidad y que la mejor manera de perpetuar la primera es manteniendo un sistema educativo mediocre.

ruizhealytimes.com

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.